Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

AIONsur/Lepe (Huelva)

Un grupo de vecinos de la localidad onubense de Lepe ha iniciado una petición para reclamar a la hermandad de la patrona de localidad que se abstenga de lanzar cohetes siempre que haya un acto relacionado con la Virgen, con el fin de preservar la salud de los niños con autismo y animales.

Se trata de una petición que se ha puesto en marcha hoy a través de la plataforma Change.org, tras llevarse a cabo el pasado fin de semana una procesión extraordinaria de la Virgen de la Bella que estuvo acompañada por cohetes hasta pasadas las tres y media de la madrugada, provocando numerosas quejas entre padres de niños con problemas del espectro autista y propietarios de animales, que denunciaron incluso que algunos se escaparon huyendo del ruido.

Muchas de las quejas se han canalizado a través de un grupo de Facebook llamado ‘Leperos en Facebook’, donde debaten a diario unas 14.500 personas, y ese grupo ha sido el encargado de elevar la petición, porque “queremos evitar que niños y mascotas sufran el continuo lanzamiento de cohetes en cada evento que la Hermandad de la Bella organiza en Lepe. Creemos que deben existir otras maneras de anunciar cada evento que se organiza entorno a la Virgen de la Bella”.

“Existen familias con niños con discapacidad y problemas en el pueblo, unidos a las mascotas (concretamente perros) que sufren graves consecuencias debido al continuo lanzamiento de cohetes en el casco urbano de Lepe”, dice la misma petición, que pide a la hermandad que “se plantee, como buenos cristianos que deben ser, la eliminación o al menos la disminución de estos lanzamientos que creemos innecesarios por los graves daños que causan en la salud de niños y mascotas”.

La petición tiene un precedente, ya que en diciembre de 2015 un vecino de Lepe padre de un niño con autismo comunicó que la hermandad aceptaba su petición de no anunciasen sus actividades con cohetes, debido a la gran perturbación que, para el pequeño supone que suenen cohetes de forma inesperada.

“Si todo el pueblo se pusiera en nuestro lugar, el ver a tu hijo aterrorizado en un cuarto de baño a puerta cerrada tapándose los oídos, y nosotros con la música a todo volumen para que se distraiga, la gente lo entendería mejor”, explica A.R.M., padre del menor, que espera que esta petición salga adelante por la importancia que tiene los niños con problemas parecidos.

( 1 visitas hoy 76.389 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X