Vecinas de la calle Colón de Arahal solicitan solución para un hombre dependiente que hace imposible la convivencia - Aion Sur, periódico digital de información general
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Han escrito incluso al Defensor del Pueblo porque llevan tres meses escuchando sus gritos y limpiando heces y orines que tira a la calle

El área de Bienestar Social ha vuelto a cursar la tramitación de los recursos de asistencia a los que renunció y esperan que en poco tiempo lo vuelvan a ingresar en una residencia

Arahal (Sevilla)

Las vecinas de la calle Colón de Arahal están desesperadas por la situación que vive un vecino enfermo, solo y desatendido que les hace la vida imposible. Han escrito incluso al Defensor del Pueblo Andaluz para denunciar la situación, después de ponerlo en conocimiento de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Arahal, que realiza las gestiones para solucionar el problema.

El hombre está en una situación de dependencia total, tiene cortadas las piernas. Según describen, ‘se lleva las noches enteras llamando a la casa de las vecinas, gritando pidiendo comida’ que algunas de ellas les dan. Pero a veces la situación empeora porque las insulta o hace sus necesidades en la calle, hasta donde se arrastra semidesnudo de día y de noche.

Las vecinas entienden que es una situación difícil y así lo reconocen a AIONSur pero piden por humanidad que las autoridades busquen las fórmulas para ayudarlo porque se está convirtiendo en un problema social. Esta misma tarde han sido testigos del último episodio desagradable al encontrarse toda la calle llena de excrementos. ‘Los niños no pueden salir a la calle porque la situación es insoportable’, comentan.

Llaman a la Policía Local constantemente ‘pero lo único que pueden hacer es quitarlo de la calle y meterlo en casa’ y, afirman, en unos minutos ‘todo vuelve a empezar’. ‘El hambre lo hace gritar toda la noche, entendemos que es un hombre complicado porque a nosotras nos insulta y le tenemos miedo y sabemos que lo mismo ha hecho con las auxiliares que han venido a atenderlo, pero no es un animal por lo que pedimos al menos que le den de comer‘.

Policía Local y Bomberos han acudido esta tarde al domicilio del hombre avisados por los vecinos.

Tanta es la desesperación de los vecinos que escribieron al Defensor del Pueblo Andaluz contándoles esta situación. En la carta explican que ‘aunque sea desagradable exponerlo, diariamente arroja por la ventana sus orines y sus heces en botes de cristal o de cartón ensuciando la vía pública y la calzada’ También describen que se arrastra hasta la alcantarilla de la calle ‘para hacer sus necesidades’ y cuentan que la Policía Local ha tenido que ir en más de una ocasión para volverlo a meter en su casa porque no puede él solo.

Por otra parte, aseguran en el escrito, que debido a su estado no puede hacer gestiones en el banco y le han cortado el suministro de luz eléctrica. En este sentido advierten que tiene el ventilador en verano o la estufa en invierno 24 horas al día encendida ‘lo que nos da miedo porque puede provocar un incendio que no sólo afecte a él sino al vecindario’.

Asistido durante años

Los Servicios Sociales Municipales lo han asistido durante años, incluso ha estado en la Residencia Madre Encarnación de Arahal durante un tiempo pero se fue voluntariamente, firmó el mismo la renuncia al recurso.

Desde hace unos tres meses está en su casa de la calle Colón. Al haber renunciado a los recursos, el Ayuntamiento ha iniciado de nuevo la tramitación para su asistencia. Según la delegada del área de Bienestar Social, Araceli Martín, este hombre cognitivamente está ‘perfectamente’ pero ‘no respetaba el servicio, hubo muchos problemas con su comportamiento  y renunció a él’. Está capacitado para decidir y puede hacerlo también su familia, pero el Ayuntamiento no es competente para solicitar el ingreso en la residencia sin su consentimiento.

‘Al firmar la renuncia a la residencia y dependencia hay que empezar de nuevo toda la tramitación, hemos llamado a la Junta de Andalucía y le hemos abierto el expediente del Programa Individual de Atención (PIA)‘ explica Araceli Martín. Las mismas vecinas cuentan que las trabajadoras municipales han ido en varias ocasiones ‘y no las deja pasar de la puerta’.

Aún así, al convertirse en un problema social que afecta a toda la calle, volvieron a abrirle expediente desde este área para poder solventar la situación; incluso iniciaron la tramitación de un informe a Fiscalía para que actuara de oficio.

Finalmente, hace unas dos semanas, lograron que firmara la solicitud para volver a una Residencia y están a la espera de que llegue la orden de ingreso. ‘Hemos mandado toda la documentación para que le den plaza de urgencia lo antes posible, tres semanas o un mes suelen tardar estas solicitudes’, asegura la delegada.

Las vecinas reconocen la situación pero están desesperadas por los meses que llevan sufriéndola y piden que ‘al menos le traigan una comida al día, es un ser humano, lo ves pidiendo un bollo de pan después de tres días sin comer ni beber y eso no se le hace ni a los animales’.

La Policía Local y los Bomberos han estado esta misma tarde en la vivienda porque había dejado un grifo abierto y se había inundado la casa contigua, cuenta los vecinos.

 

( 1 visitas hoy 76.476 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X