Una historia de adopciones y compromiso del Amparo del Sur - Aion Sur, periódico digital de información general
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Este es Sen con su familia en Italia, último en ser adoptado.

A.I.

Esta es una historia de adopciones, de compromiso y de amor por los animales, protagonizada una vez más por las mujeres que se ocupan de la Asociación El Amparo del Sur. Un día del pasado mes de junio, cuando llegaron a la parcela donde tienen a un buen número de perros sin ayuda alguna, encontraron una caja llena de cachorros abandonados. Una vez más la historia se repetía.

Los cachorros fueron nombrados inmediatamente: Zen, Ziro, Zuk y Zor. Les tocó la Z porque en este lugar son tantos ya los perros que han pasado que lo que sobran son historias para contar y le faltan letras para poner nombres. En esta ocasión la historia ha tenido un lugar feliz porque los perros han acabado en hogares donde los tratan como uno más de la familia. Es decir, han pasado de tener un futuro incierto a dormir al abrigo y calor de unos dueños que los respetan y quieren por lo que son, compañeros inseparables y fieles.

Todo lo contrario a quien un día los dejó tirados en una caja a las puertas de una parcela sin saber ni siquiera a ciencia cierta si aguantarían el frío de la noche o la falta de alimentos cuando aún eran cachorros recién nacidos. Pero aquí estaban estas mujeres, desde hace cinco años. Luz Pérez, Olga Diana, Aurora Brenes, Carmen Sánchez y Linda Edwards aprendieron a trabajar recibiendo como recompensa lametazos y saltos de alegrías de estos animales a los que llaman “mis niños”.

Ziro está en Barcelona.

Como llamada de atención, decirles que sobre todo, cuando llegan casos urgentes, casi nadie de Arahal se ofrece a ser casa de acogida, ni de adultos ni de cachorros, momento en el que necesitan unos cuidados especiales que sólo en una familia se pueden dar. Luz Pérez dice una vez más “contar con familias en Arahal de acogida sería estupendo, permite ver la evolución del perro, hacerle fotografías, llevarlo a veterinarios de nuestra confianza, prepararlo para su familia adoptiva”. Pero la población no responde.

Hoy tienen una buena noticia que dar. Cada uno de estos cachorros está ya acogido. Han partido para Sevilla, Barcelona, Madrid e Italia, es es la principal recompensa, saber que están seguros y que tendrán un final feliz.

Mientras siguen en Arahal. E intentan dar a conocer su labor, entre atención y atención. “En la web pueden conocer un poco más sobre el Amparo. La forma de ayuda que más necesitamos es esa. También esta el paypal de la Asociación. Y logística, es decir, voluntarios dispuestos a llevar y traer perros al veterinario o acercarlos a sus familias definitivas”.

 

( 1 visitas hoy 76.476 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X