F.C./A.S./C.G.

Base de Morón

Seis eurofighters del Ejército del Aire con base en Morón de la Frontera (Sevilla) han culminado hoy su preparación para incorporarse desde mañana a la misión BAP (Policía Aérea del Báltico) de la OTAN en Lituania, como parte de un destacamento que será coordinada por el ejército portugués.

Los aviones han sido presentados hoy oficialmente en la Base, antes de partir hacia la base aérea de Siauliai, para participar en el 47 turno de esta misión, como ha explicado a los periodistas el comandante Ignacio Hernández, que ha concretado que, en esta misión, “España es la que más personal tiene y más aviones, sí como más operatividad”.

Ha concretado que los 12 pilotos que participan en la misión, en un continente formado por 130 personas, han hecho un trabajo previo de simuladores, “donde han visto a la perfección todo lo que se van a encontrar en Lituania”, en un operativo del programa Eurofighter en el que participan Alemania, Italia, España y Reino Unido, para sacar adelante “el mejor avió de combate de Europa, y posiblemente del mundo”.

Los pilotos españoles formarán parte del Baltic Air Policing Block, “una misión colectiva de defensa en tiempo de paz”, a la que se adhirieron en su día “Albania, Luxemburgo, Islandia, Eslovenia, Letonia, Lituania y Estonia”, países “donde la identifica en su día la necesidad de medidas adicionales de seguridad”, aplicando desde 2006 este programa de cooperación.

Ignacio Hernández ha defendido la coordinación existente en esta experiencia desde que los aviones despegan desde Morón de la Frontera, señalando que, al no tener autonomía de combustible para llegar a Lituania, reportan en cielo alemán mediante aviones nodriza, “lo que refleja un compromiso de los países del entorno para compartir labores de defensa”.

En Lituania, realizarán labores de vigilancia en tres supuestos concretos: aeronaves que no se identifican, que no se comunican con agencias de control de tráfico aéreo o que operan sin plan de vuelos, que son captadas en el aire, identificadas e invitadas a abandonar el espacio aéreo en el que se encuentran.

Se trata de una misión que se realiza con provisión de fuego real en los aviones, que tendrá cuatro meses de duración, y que España realizó por última vez el 3 de mayo de 2017, cuando envió un destacamento a la base Aérea de Ämari, en Estonia.

Una operación en la quema demás, España pone sus aviones a disposición de la OTAN, unos aparatos que tienen unos tiempos de respuesta que pueden llegar a los cinco minutos en caso de emergencia, en la que opera un solo piloto, y que pueden alcanzar dos veces la velocidad del sonido, volando, además, por encima de los diez kilómetros de altura.

Sobre el armamento real que llevan los aparatos, el portavoz del Ala 11 no ha querido desvelarlo por motivos de seguridad, “pero puede variar en función del estado de misión que se realice”.

Una misión que, por cierto, lleva consigo un logotipo específico para la misma, como es costumbre en el Ejército español. En este caso, se trata de un trabajo realizado por el diseñador gráfico madrileño afincado en Fuengirola José María Prada, que durante dos semanas trabajó codo con codo con los responsables de la base para sacar adelante el proyecto, que llevan bordado en el pecho todos los integrantes del operativo.

Historia de la misión

La misión de policía aérea de la OTAN en el Báltico (Baltic Air Policing) comenzó en 2004 tras el ingreso en la organización de Estonia, Letonia y Lituania

Tras el comienzo de la crisis de Ucrania a principios de 2014 y el aumento de las incursiones de los aviones rusos en el espacio aéreo báltico, la misión se ha reforzado con más aviones en cada uno de los tres países y otras dos bases de despliegue: Amari, en Estonia y Malbork, en Polonia.

El Ejército del Aire participó por primera vez en la misión de Policía Aérea del Báltico en 2006 con cuatro Mirage F-1 del Ala 14 desplegados en Siauliai.

Como parte del dispositivo de refuerzo de la operación, el 29 de diciembre de 2014 llegaron a la base aérea de Amari (Estonia) cuatro Eurofighters españoles. Forman parte del destacamento Ámbar, con alrededor de 130 militares, entre las tripulaciones de vuelo y personal de mantenimiento, de apoyo al despliegue aéreo y de Mando y Control. La unidad comenzó a operar el 1 de enero de 2015 y el 4 de mayo de 2015 España finalizó la misión dando el relevo a cuatro Eurofighter ingleses.

( 1 visitas hoy 97.489 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X