Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Barajas -Madrid- (Aeropuerto Adolfo Suárez)

A los pasajeros que hoy llenaban un Airbus de Iberia para hacer el vuelo directo Madrid-Chicago se les va a olvidar difícilmente la jornada de hoy.

El vuelo despegó esta mañana aparentemente sin problemas como estaba previsto. Eran poco más de las cuando el Airbus A-346 de Iberia despegaba con el código de vuelo IB 6275, y nada más despegar ya se vio que las cosas no iban bien.

Entre los pasajeros de ese vuelo estaba la concejala de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, Carmen López, que ha narrado la situación de estrés que se ha vivido en la cabina de una avión en la que se ha llegado a cortar el aire acondicionado, y en la que los pasajeros que más miedo han pasado son los que tenían a la vista una de las alas, de la que salía humo de forma continua, pensando que podía pasar lo peor.

El avión ha estado dos horas volando, pero sin avanzar. El piloto, al parecer, detectó que la cabina no había presurizado, con lo que las condiciones de oxígeno no estaban garantizadas. Ha sido la explicación oficial, pero como muestra la foto proporcionada a AION SUR, el ala del avión no ha dejado de soltar humo, con lo que los afectados creen que no les han contado toda la verdad.

Sin aire acondicionado, con pasajeros “acalorados, agobiados y cansados” el Airbus A-346 ha aterrizado en medio de un calor sofocante en cabina poco después de las 14:00 horas, y ahí ha empezado otra pesadilla, cuando han querido arreglar el aparato con los pasajeros dentro, finalmente, se les ha desalojado.

Para Iberia no existe el incidente

Curiosamente, para Iberia no ha existido el incidente, ya que como muestra el siguiente enlace de seguimiento del vuelo, este se ha desarrollado sin problemas.
https://es.flightaware.com/live/flight/IBE6275

Lo cierto es que los pasajeros han estado casi tres horas en el aeropuerto sin que nadie les proporcionase información, comida o agua, hasta que les han asignado otro vuelo que a la hora de elaborar esta información estaba en fase de embarque.
“El vuelo IB 6275 Madrid-Chicago aterriza de emergencia en Barajas tras una hora en bucle… lo sé porque estoy dentro al borde del colapso”, escribía Carmen López desde el aparato. Ya en el aeropuerto las escenas de pánico se han transformado en incertidumbre. Un día para no olvidar.

( 1 visitas hoy 45.280 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X