El país del borreguismo, Gran Hermano y el libro de Chenoa - Aion Sur, periódico digital de información general
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Fermín Cabanillas

Sólo en el país que ha batido el récord mundial de emisiones de Gran Hermano se puede entender el nivel de tontuna al que estamos llegando en todos los ámbitos.

Lo de los catalanes -algunos- queriendo votar sin que les ampare la Ley es de traca, pero lo de los que salen a la calle con banderas dándose golpes de españolismo también es para hacerles un análisis de orina masivo.

Este es el país en el que la gente sigue una idea sin analizarla. Por eso nos llevamos tragando Gran Hermano desde que el café se pagaba en pesetas. Somos básicos, no analizamos. Ponemos la tele y vemos a una veintena de ninis insultándose porque eso da dinero, y encima lo comentamos en el desayuno del bar, en lugar de comentar los madrugones que los autónomos se pegan cada día para poder levantar la persiana de su empresa, o las piruetas que tiene que hacer una viuda para comer y vivir con 500 euros al mes.

Somos el país de lo básico, del récord de ventas del “libro” de Belén Esteban, de las colas en las librerías para comprar las memorias de Chenoa, una persona que lleva cinco minutos en la música y que sólo uno de cada 50 lectores seguro que puede decir una canción de ella que haya sido número 1 en ventas. Pero el libro cuenta cómo la dejó Bisbal, con detalles morbosos, como que cambió de número de teléfono para no hablar con ella. Y eso, en el país del borreguismo de Gran Hermano, es tendencia. Así que, venga, a comprar el librito, mientras escritores decentes tienen sus manuscritos en cajones porque nadie les financia poder editarlos.

Somos el país que no piensa. Los de derechas están en desacuerdo con la izquierda (menos si tienen que pactar con ellos para gobernar Extremadura), los de IU no son radicales como los de Podemos (menos si tienen que pactar con ellos para hacer un experimento raro que les dé votos en las elecciones), los del PSOE no quieren a Ciudadanos (menos si tienen que aguantarles en la Junta de Andalucía para sostener el poder), y todos odian a los partidos nacionalistas (menos si tienen que echar mano de sus miserias para gobernar).

Somos el país de los nutres, el que subió el IVA cuando gobernaba el PSOE mediante los votos de los nacionalistas canarios, a pesar de que en Canarias no existe el IVA. ¿Podemos ser más básicos? Se puede intentar.

Pero, no pasa nada. Igual que cuando había una revuelta en los 60 Franco mandaba a TVE a dar un partido del Madrid en Europa, hoy día las revueltas se aplacan con ediciones de Gran Hermano y libros de Chenoa.

Somos así, así que no les pidamos a nuestros políticos que sean distintos a nosotros, porque ellos, igual que cualesquiera de nosotros, nacieron desnudos y cagan sentados.

Así que no se le ocurra coger un libro, darse de alta en Netflix o tragarse un informativo entero. Ponga Gran Hermano, y durante la publicidad mire si en algún canal hay un resumen de Mujeres y Hombres y Viceversa, mientras entra en Facebook y escribe “muy bien dicho” en cualquier comentario.

España, tienes una bofetada en toda la cara, pero con la mano abierta, pero nadie se atreve a darla, no sea que le rebote. Básicos a más no poder.

( 1 visitas hoy 76.468 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X