Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

INFORMACIÓN PATROCINADA POR DEXTRA, ASESORIA INTEGRAL DE EMPRESAS:

 

INFORMACIÓN

Familiares y antiguas alumnas se despiden de Sor Visitación.

C.GONZÁLEZ

Cuatro siglos de historia en Arahal pueden contar las madres dominicas del Convento Nuestra Señora del Rosario. Este fin de semana abrieron sus puertas a las antiguas alumnas del colegio para despedirse. El domingo se fue Sor Asumpta a un convento de Bormujos para estar cerca de su familia y hoy Sor Visitación, detrás irán las otras cuatro dominicas.

El párroco franciscano Hilario Ramos, dominico del convento de Santo Tomás de Aquino, celebraba el sábado junto con Miguel Ángel García, párroco de la iglesia de la Victoria, una homilía por los cuatro siglos de historia del convento y por estas últimas monjas que han estado toda su vida en Arahal.

Sor Herminia es la madre superiora y lleva 40 años en el convento de Nuestra Señora del Rosario. Antes de ser superiora, fue durante años secretaria de la anterior dominica que ocupaba este cargo. Las monjas se van porque son mayores y están enfermas, necesitan descansar en un retiro donde puedan ser cuidadas, además de dedicarse al rezo.

Sor Asunción es la más mayor de todas, tiene 89 años y está ciega por lo que los cuidados deben ser constantes. Sor Visitación, 78 años, ingresó en el convento con 15 años y se retira a Ecija. El sábado se despedía de su familia arahalense. Sor Asumpta ya se fue ayer domingo.

En los últimos años no hay renovación de las dominicas por la falta de vocaciones, tal como explicó el párroco en la homilía del sábado. Hilario Ramos tuvo palabras de reconocimiento y recuerdos para esta comunidad que “ha conseguido dejar su testimonio en este pueblo”. Fue nombrando una a una a las que están y a aquellas que se fueron como Sor Carmen, Sor Espíritu Santo Aranda, Madre Rosario Tejada, Sor Magdalena Jiménez, Sor Rosario Catalán (una de las últimas dominicas fallecidas en el convento).

Obrador cerrado

Ha comenzado la despedida, las monjas que quedan aguantarán a la espera de que llegue en forma de bula papal otra orden religiosa para que no cierren las instalaciones. Quedan de momento Sor Herminia, Sor Blanca, Sor Magdalena y Sor Evelyn, esta última monja celebró su profesión de fe recientemente en el Convento de Arahal. Es una de las más jóvenes, llegada junto con Sor Magdalena, desde Kenia. Ambas han mantenido la actividad en los últimos meses, han cuidado a sus hermanas al mismo tiempo que dedicaban tiempo al obrador del convento.

Foto: A.I.

Hasta el mes de diciembre este obrador se ha mantenido abierto, aunque con poca actividad. Los dulces de las madres dominicas de Arahal son uno de los más famosos de la provincia de Sevilla. Prestiños, borrachos, alfajores, albardas, roscos de vino, magdalenas, bizcochos, tortas, dulces de yemas, entre otros, estaban en las estanterías de la pequeña tienda que había dentro del convento y a la que llegaban vecinos de toda Andalucía.

El párroco Hilario Ramos explicó el sábado que la primera piedra del convento se colocó en 1.608, y fue en 1616 cuando entró la primera comunidad de religiosas a vivir en el lugar. “Así figura en los archivos de Roma la Bula de creación de la comunidad, al principio había 31 religiosas”.

El alcalde de Arahal, Miguel Ángel Márquez, visitó hace unas semanas el convento para ofrecerle su ayuda ante los rumores que desde hace meses circulaban por el pueblo acerca de la desaparición de la comunidad en Arahal. Pero las religiosas le comunicaron que no se van por cuestiones económicas, sino por las mencionadas anteriormente, no hay nuevas vocaciones que renueven a las actuales monjas de la comunidad y éstas están ya muy mayores y necesitan cuidados.

El sábado fue una jornada de despedidas. Adelantaron de fecha el desayuno que cada año organizan con las antiguas alumnas del convento y aprovecharon para visitar las instalaciones y estar un rato con todas las hermanas.

Foto: A.I.

( 1 visitas hoy 51.187 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X