Connect with us

Sin categoría

Las personas y el sistema

Publicado

el

AionSur firmas Las personas y el sistema Sin categoría
AionSur 16973336427_ae698b5799_d Las personas y el sistema Sin categoría

José Manuel García Llamas y Jesús Rodríguez Domínguez.

 

José Manuel García Llamas y Jesús Rodríguez Domínguez

Como es natural, estoy padeciendo esa estúpida epidemia que compartimos hoy en día todos o casi todos los ciudadanos de este planeta, y que es el uso, con más o menos frecuencia, de las redes sociales de internet. Yo soy uno de esos usuarios que dedica poco tiempo a estas «herramientas» de comunicación y que practica, con no poco fracaso, el estoico esfuerzo de mantenerlas alejadas de la vida cotidiana. Con todo y con eso, hace ya un tiempo, mientras estaba desayunando en un bar, le hice con el móvil una foto para publicarla en Facebook a la primera página de un periódico de tirada nacional, que portaba como título «Corrupción, la espiral sin fin». En dicha portada, el diseñador gráfico había creado a lo largo y ancho de la hoja una especie de espiral compuesta por una línea de círculos, grandes al principio y más pequeños conforme progresaba la hélice; estos interminables redondeles tenían por cada uno de ellos un rostro diferente en su interior, que pertenecían a los muchos que han protagonizado la infame vida corrupta de nuestro país durante la crisis económica mundial. Y eran tantas las imágenes de nuestros políticos, cantantes, toreros, y demás marineros de agua dulce en aquel trazo en forma de caracol, que pareciese que hubiera faltado página para bucle tan gigantesco.

Así pues, mientras continuaba con mi desayuno, una vez tomada la fotografía, la propagué en la susodicha red social. Entonces, un colega que vio la portada-rizo subida en mi perfil de Facebook me envió rápidamente como contestación un enlace que me redirigía virtualmente a un artículo del Diario de Cádiz que firmaba Isidoro Moreno en su Tribuna titulado «Las manzanas y el cesto». Quizá me remitiera esto mi amigo de Facebook para que reflexionara sobre el asunto, y aquí estoy, dándole vueltas a lo mismo una y otra vez.

El artículo del señor Moreno, además de señalar a varios de los sujetos que participaron en la trama de las tarjetas Black de Bankia, concebía una reflexión acerca de la corrupción en nuestro país, concluyendo con un juicio muy poco elaborado a mi parecer, puesto que su dictamen tiene unas bases lingüísticas harto inexactas.

AionSur 16973418447_829df47aa5_o_d Las personas y el sistema Sin categoría

Asimismo, este artículo contaba al lector que, en cierta medida, «el problema principal» de la corrupción no es el conjunto de personas que integran las diversas entidades financieras, administrativas o conjunto de instituciones públicas o privadas de nuestra sociedad, sino que este obstáculo, el problema, está directamente vinculado al sistema que nos controla y rige, es decir, con la «moralidad de las instituciones». A lo largo del análisis, para razonar su opinión, aplicaba unas equivocadas metáforas las cuales se hallaban repartidas por todo el texto, encabezándolo, inclusive, a modo de enunciado o macro-estructura. A saber: el cesto para designar «el sistema mismo», y las manzanas, haciendo referencia a «cada persona concreta».

El vocablo «cesto» lo relacionaba con el concepto sistema, en el cual está sumergida la ciudadanía. Por otro lado, la expresión «manzanas» la enlazaba a su vez con los ciudadanos, políticos o dirigentes que vehiculan la sociedad a través del cesto o sistema. Como hemos dicho, el escrito no incluía como principal motor de la corruptela de nuestro país a las manzanas que llenan el cesto. En cambio, era este mismo el causante de que las manzanas se pudrieran, y de ahí que cambiando el sistema-cesto por otro con mayores asideros, podría tal vez convertirse en una solución para «atajar el mal de la corrupción que se ha extendido como un cáncer por todas las instituciones políticas, económicas, sindicales y de todo tipo pero también por los niveles más próximos a cada uno de nosotros en nuestra cotidianidad».

Esto es así, según el artículo de Isidoro Moreno, porque no todos los profesionales que intervienen en el sistema son botarates, badulaques, nefelibatas y gente estúpida y corrupta, también existen profesionales de la más alta honradez, y que en consecuencia, si intercambiamos un cesto por otro, un sistema por otro, extirparíamos ese cáncer del que nos profería la publicación para que no se infecten esos técnicos, trabajadores, funcionarios y profesionales. En definitiva, para que no se pudran las manzanas, para que las personas que componen ese sistema no acaben corrompidas, es necesario sustituir un canastillo por otro, según el artículo. Pero esto no es así, y me explico.

Las metáforas existen para que los seres humanos puedan comprender la realidad

Para comenzar, debemos preguntarnos qué es una metáfora. Según la segunda acepción del DRAE, es «la aplicación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto, al cual no denota literalmente, con el fin de sugerir una comparación (con otro objeto o concepto) y facilitar su comprensión». Por consiguiente,  «una metáfora puede servir como vehículo para entender un concepto». De hecho, las metáforas existen para que los seres humanos puedan comprender la realidad. La metáfora no es una simple figura retórica, sino todo un proceso cognitivo elemental que proviene desde los tiempos del hombre más primitivo hasta llegar a nuestros días, y que sirve para captar la realidad que nos rodea. Pero, ¿qué ocurre si una metáfora se utiliza de forma equivocada en un texto? Si «las metáforas estructuran no meramente nuestro lenguaje, sino también nuestros pensamientos, actitudes y acciones» como apunta George Lakoff y Mark Johnson en su libro Metáforas de la vida cotidiana, ¿no es posible entonces que nuestros pensamientos, actitudes y acciones sean erróneas de alguna forma cuando aprehendemos un concepto metafórico mal usado en un texto?

Eso es lo ocurre en el caso del artículo que me envió mi amigo de Facebook y en el que los recursos metafóricos utilizados por Isidoro Moreno nos llevan a la confusión y al equívoco. Dicho con otros términos: el mal uso de estos elementos lingüísticos nos guían hacia nociones inexactas, hacia reflexiones desacertadas. El indebido empleo del lenguaje nos conduce siempre a las fronteras de la perplejidad, a lo confuso y a lo extraño, al no entendimiento logrando así  el empobrecimiento de una sociedad. De tal modo, que si analizamos un poco las metáforas en cuestión, nos daremos cuenta que, en relación al sintagma «el cesto», es sabido que las metáforas de recipiente solo hacen alusión de acontecimientos, acciones, actividades y estados, de manera que no podemos afirmar que el pensamiento «sistema» que nos propone el escrito sea una entidad discreta. No obstante sí es un concepto abstracto que carece de substancias y objetos metafóricos. Por esta razón resulta que el sistema que nos pertenece no puede hacer referencia a un cesto, ni a un canasto, ni a una espuerta, ni a un capacho, es por lo tanto un concepto abstracto inherente al individuo y del que no nos podemos separar y ni mucho menos canjear. En otras palabras, si el sistema no puede ser un envase ni receptáculo y es un concepto de nuestra mente, no podemos cambiarlo como si fuera un ente independiente al ser humano, o sea, no podemos sustituir un sistema por otro como un cesto de manzanas, tan solo podríamos, tal vez, modificarlo progresivamente, mas nunca libre de los miembros que lo completan porque en la lógica es imposible.

Por el contrario, aquí nos damos cuenta de lo mal empleados que están esos símbolos, así como advertimos que, en el ya citado artículo de Isidoro Moreno, la preposición «desde» en la expresión «desde un Rodrigo Rato que llegó a ser nada menos que cabeza del Fondo Monetario Internacional y vicepresidente del Gobierno español, a empleados de la empresa “liberados” por los grandes sindicatos» es un error de sintaxis imperdonable. Esto ya nos lo enseñó el académico Lázaro Carreter afirmando que «desde» solo puede ser una preposición funcional siempre y cuando se utilice para mencionar un lugar o un momento determinado en el tiempo. Verbigracia: desde Sevilla, desde entonces, etcétera.

Para finalizar, es preciso decir que la sola alteración de un sistema, excluyendo la parte humana que la constituye, no es una solución para evitar la corrupción, o si acaso, lo sería de modo provisional. La estructura organizativa, la red social que convive con el ser humano es como el sistema fonológico y fonético del mismo: van indisolublemente unidos a él y no se pueden separar. Por eso, en cualquier caso, la exclusiva modificación del sistema, únicamente, ejercería una fuerza parcial y temporal en el remedio contra el envilecimiento de una colectividad, ya que terminaría de nuevo en una degeneración del sistema por parte de los miembros que lo componen y que simultáneamente se relacionan entre sí. De manera que una forma civilizada de regular la corrupción y la sociedad yace en una buena organización del propio sistema, al mismo tiempo que se educa, cultiva y mejora sus miembros a través de la educación, la cultura, los derechos, los deberes, y los valores y principios que hemos perdido (si es que alguna vez los hemos tenido) todos estos años atrás.

José Manuel García Llamas, técnico de desarrollo de aplicaciones informáticas y actualmente estudiante del segundo año del Grado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla.

Jesús Rodríguez Domínguez es Licenciado en Magisterio por la Universidad de Sevilla y también estudiante del segundo año del Grado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla.

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

7 Comments

7 Comments

  1. Juan de la Cruz

    19 abril, 2015 at 11:40

    Enhorabuena por vuestro trabajo, creo que habéis ayudado mucho a entender el uso de las metáforas, así como su correcta aplicación en nuestra vida. Está bien que se revisen y corrijan esos aspectos a quienes pretenden darnos lecciones y que no esperan que alguien se tome la molestia de analizar lo que dicen. Abrazo cordial.

  2. Javier

    19 abril, 2015 at 14:17

    Es cierto que estamos imbuidos en una dinámica (palabra muy querida también por nuestros dirigentes) un tanto absurda de usar metáforas que simplifiquen la realidad, olvidándonos que no siempre es posible ni exacto, puesto que ésta es compleja y cambiante. Al pretender usar una metáfora pretendemos también cambiar la realidad, manipulándola a nuestro antojo y, como me decía un profesor de la Universidad, simplificándola tanto tanto tanto, que al final termina siendo mentira
    Otro día revisad el uso de metáforas naúticas por parte de los políticos: nos vamos a pique, el país va viento en popa, llegaremos a buen puerto, sus medidas nos llevan rumbo a lo desconocido…

  3. Rafa

    19 abril, 2015 at 21:26

    Interesante y oportuna reflexión. Hacen falta artículos como éste, valiente en su actitud desmitificadora y con vocación divulgativa del hecho de lengua. El profesor Moreno es un superclase y suele hilar fino, por eso también me alegra leer una crítica constructiva de esta altura entre distintos profesionales -andaluces todos ellos- que se rompen la cabeza intentando comprender qué carajo es lo que ocurre. Una tarea que se nos muestra, después de observar la realidad desde la perspectiva que este artículo adopta, una realidad lingüísticamente construida, tan difícil como robarle el fuego a los dioses.

  4. Luisdeleon

    1 mayo, 2015 at 1:42

    Vaya nivel chavales! Me parece muy buena reflexión, y esa metáfora empleada así serviría más bien para denominar lo sumergido de algunos estratos de la clase política y del mundillo de nuestro país. Un caso de poca imaginación si tenemos en cuenta que la metáfora puede permitirnos cambiar la visión del mundo. Hay que echarle ganas para atajar temas de este tipo.

  5. Luis de León

    1 mayo, 2015 at 1:49

    Vaya nivel chavales! Me parece una reflexión estupenda, pues esa metáfora serviría más bien para denominar lo sumergido de algunos estratos de la clase política y del mundillo de nuestro país. Desde mi perspectiva, un caso de poca imaginación si tenemos en cuenta que la metáfora nos permite cambiar la manera de entender el mundo. La prensa tiene que echar ganas a la hora de tratar estos temas y transmitirlos al pueblo.

  6. Iván

    6 mayo, 2015 at 21:50

    Peazo artículo. Me da miedo responder por las posibles faltas de ortografías que tenga jajaja, que sé que Jose manuel es bastante mijita en ese aspecto. En fin, seguid así que he visto el artículo bastante interesante. Esperaré el próximo con impaciencia.

  7. Mudarrillo

    10 mayo, 2015 at 15:14

    – En resumen, que manzanas (aunque no todas) y cesto son una misma cosa, o que las manzanas se autocontienen. Espero no haber entendido mal.
    – Coincido en lo ineficiente que podría ser cambiar un sistema por otro. Mientras existan parásitos existirá la podredumbre. Me adhiero a la idea que apuntan en el último párrafo: “regular la corrupción”. No se pueden evitar esporas y bacterias, ni que prosperen cuando encuentren condiciones adecuadas de humedad y temperatura, pero el oreo, al sol y al fresco, es mano de santo. Es un concepto perfectamente ecológico. A largo plazo, claro; por ahora, es la corrupción la que nos regula.
    – Abundando en lo mismo: en el proverbio LVII del Tao: “Cuantas más leyes y decretos, / más ladrones aparecen.
    – Con respecto al uso figurado de “desde”, pienso que se le pueda dar el que se quiera mientras más o menos se entienda. Pero igualmente, la oración del ejemplo me resulta un poco… “escombrosa” (un adjetivo fruto de leyes y decretos académicos, es lo que hay).

You must be logged in to post a comment Login

Dejar un comentario

Más Leído