Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

 

La Cooperativa Labradores de La Campiña comenzará a recepcionar aceitunas a partir del 18 de septiembre

La delegación de Seguridad Ciudadana convocará a las organizaciones agrarias para explicar la nueva campaña de seguridad en el olivar que comienza el 15 de septiembre

 

Arahal

A casi dos semanas de la apertura de la recepción de aceitunas en la Cooperativa Labradores de La Campiña, los agricultores de Arahal se preparan para la nueva campaña de verdeo caracterizada un año más por la escasez de lluvias. La vecería va por zonas, el precio de la aceituna todavía está por determinar y la madurez del producto, debido a la influencia de las condiciones meteorológicas, decidirá si finalmente se destina a la mesa o a llenar las estanterías de botellas de aceite.

La Cooperativa Labradores de La Campiña tiene previsto empezar a recepcionar la aceitunas el 18 de septiembre, lo que supone casi el punto de partida del verdeo, porque tiene más de 350 socios. El resto de puestos lo harán posiblemente antes de esta fecha, nada más termine la Feria del Verdeo, punto de partida para iniciar cada año la recolección. Este año la fiesta es tardía por lo que con más razón se comenzará una vez acabe, a partir del 12 de septiembre.

Los agricultores han terminado todas las tareas del campo anteriores a la recolección. Quedan atrás montones de varetas de la última limpia en previsión de calentar las mañanas frías de la ‘cogía’. La aceituna va por zonas. Francisco Rodríguez, uno de los responsables de la marca Ecolivum Xtra asegura que la vecería no es positiva, genera inestabilidad en los precios y menores calibres y, por tanto, influye en la calidad’. Y, además, al ir por zonas, no se da de forma homogénea en todo el campo.

Los agricultores siguen insistiendo en que es ‘el tiempo en gran medida el que encuadra mayores o menores cosechas’ y ha sido un año seco, con menos precipitaciones de las necesarias. Las tormentas caídas la semana pasada supusieron un breve alivio para el campo, dándole algo de vida a las cientos de hectáreas de secano que hay en el municipio denominado cuna de la aceituna de mesa.

Un buen año la producción en Arahal puede alcanzar los 60 millones de kilos de aceitunas manzanillas y 20 de gordal. Pero pocas veces ocurre. Y cada año más empresarios optan por dejar parte de la cosecha para aceite, producto mejor pagado, en detrimento de la aceituna de mesa.

El precio de esta aceituna de calidad es otro caballo de batalla, una pelea, a veces contradictoria, porque el sector lleva años quejándose con poco margen de lucha por la falta de unión y la acción de empresas grandes que mandan en la comercialización del producto. Las organizaciones agrarias como la COAG también llevan años pidiendo contratos tipo, es decir, que el precio esté fijado antes de coger el primer puñado de aceitunas del olivo. Esto mejoraría la situación del sector, el cuidado del olivar que no deja de ser garantía de mantenimiento del bosque mediterráneo.

A esta alturas, en opinión de los agricultores consultados por esta web, la aceituna no ha terminado de madurar por lo que si se recogen antes de tiempo aparecerán los problemas de cochura, al menos en la variedad de aceituna de mesa. También condiciona los precios, que comienzan más bajo los primeros días ya que se recoge un producto de menor calidad por la falta de madurez.

‘Los puestos suelen destinar la primera aceituna negra para pizzas porque no se pueden cocer bien para mesa por eso el precio al que rompe el mercado es más bajo normalmente al principio’, explica Francisco Rodríguez.

Como la aceituna madura indistintamente según las tierras (regadío o no), incluso, el olivo, a veces el agricultor que lleva un año esperando la cosecha, comienza en el momento en el que ve algunos olivos maduros. Por esta razón y por el temor a que se le pongan negras o, aún peor, a que se las roben, algo que ha ocurrido con más frecuencia en los últimos años.

En cuanto a los olivares de regadío, en cuanto abran los primeros puestos, la temporada comienza y desde un día después de feria, se verán los tractores con remolques hasta arriba llenos de aceitunas. La calidades y tamaños influyen después en la cochura y, según entendidos en la materia, cocer la aceituna es ‘como lavar la ropa o es homogénea o te cargas la de más calidad’. Algos que después dificulta la venta.

Seguridad

La Policía Local de Arahal ha anunciado ya que el día 15 de septiembre empieza la campaña de vigilancia en el campo. Todas las tardes, una pareja recorrerá distintos pagos como prevención. Lo hacen a partir de las 2 de la tarde porque es a la hora en la que los campos se quedan solos después de la recolección.

Antes de esa fecha, la delegación de Seguridad Ciudadana, a cuyo frente está Luis López, convocará una reunión con todas las organizaciones agrarias, al igual que antes de la última campaña de recolección.

En esta reunión informarán sobre las medidas a tomar y los recursos que se destina a esta seguridad. La Policía Local está en todo momento coordinada por agentes de la Guardia Civil de la zona y con los guardas rurales para evitar, en la medida de lo posible, estos robos o hurtos que afectan al olivar.

También explicarán la necesidad de llevar siempre la Guía Conduce a todo el que transporte aceitunas, donde se indicará el origen exacto del producto.

 

( 1 visitas hoy 71.875 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X