Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

José A. SUAREZ.-Lola Roncel es una de las cuatro tejedoras artesanales que quedan en toda la provincia de Sevilla. Tiene su taller en la Escuela de las Artes de Marchena, donde realiza bufandas, fulards o mantas, tejidos completamente a mano con el sistema de telar de lanzadera, -igual que en el siglo XIX-  y con tejidos naturales. Está buscando un aprendiz pero no encuentra nadie dispuesto. Hoy se celebra el día Europeo de la Artesanía, en un momento de resurgimiento de una actividad económica que iba camino de la extinción, resucitada por la crisis. 

Los Días Europeos de la Artesanía, se celebran hasta el 6 de abril con todo tipo de eventos.  Andalucía es la comunidad con mayor número de talleres artesanales, con una producción que representa el 26% del total nacional y dar empleo a más de 30.000 personas.  Ahora la administración andaluza se propone “recuperar la artesanía no como reminiscencia del pasado, sino también una actividad productiva en el futuro, que genere empleo y buscar nuevos mercados”.

Rafael Rodriguez, Consejero de Turismo, Industria y Comercio de la Junta de Andalucía anunció ayer la puesta en marcha “antes del verano” de una marca de calidad para identificar los productos artesanos andaluces y así favorecer su comercialización. Además anticipó una nueva línea de subvenciones este año con  1.250.000 euros, tanto para asociaciones y federaciones como para artesanos y talleres; y la confección de un Plan de Reactivación de la Artesanía. la Junta pretende convertir las distintas zonas de interés artesanal en rutas que se incorporen a la promoción del turismo andaluz.


En Andalucía existen ocho Zonas de Interés artesanal La Rambla, Castro del Río, Los Pedroches (Córdoba), Valverde del Camino (Huelva), Vélez-Málaga (Málaga), Úbeda (Jaén), Macael-Valle del Almanzora (Almería) y el territorio integrado Ubrique, El Bosque, Benaocaz y Prado del Rey (Cádiz).

Más talleres de artesanía en Marchena

En Sevilla, la principal escuela de artesanos se llama Della Robia y está en Gelves, que celebra este evento con todo tipo de charlas y exposiciones. Juan Manuel Herrera, formado en esta escuela, es el responsable de devolver la tradición alfarera y cerámica a Marchena, donde lleva dando clases casi una década. En su taller de la Escuela de las Artes, los alumnos realizan trabajos ya perdidos, como azulejos, cántaros y objetos ornamentales.

También se ha establecido en la Escuela de las Artes de Marchena, un taller de bordado en oro, a cuyo frente está Ignacio Escobar, con tres alumnos, que aprenden del maestro las técnicas para realizar trabajos en oro, principalmente para las hermandades.  De hecho en nuestra comarca, al igual que en toda Sevilla y provincia, los oficios artesanos más presentes y vivos son los relacionados con la Semana Santa.  Actualmente trabajan en Marchena Francisco Javier Gutiérrez Sánchez, dorador, Antonio Manuel Pliego, imaginero y los restauradores Paloma Maza y Jose María Calderón, ambos licenciados en Bellas Artes.

Se buscan aprendices de tejedor

Lola Roncel busca aprendices de tejedor para poder dedicar más tiempo a otros asuntos, pero no encuentra alumnos. Se dedica a la artesanía desde hace décadas, y lleva desde entonces haciendo cursos y formándose por toda España. Produce chales, bufandas, fulares, picos, mantones, ponchos. Actualmente tiene dos telares con el sistema de lanzadera, iguales  a los primeros que se inventaron en el siglo XIX. Cuando creó una familia y se estableció en su Marchena natal encontró un local municipal para establecerse en la Escuela de Artes. Confirma que actualmente existen alrededor de cuatro tejedoras en Sevilla provincia.

Roncel produce todo el año alrededor de 300 piezas artesanales que vende exlcusivamente en el mercadillo navideño de Sevilla ciudad, donde lo vende todo.  Actualmente teje todas las mañanas para éste mercado.  Vende sus bufandas entre 35 y 45 euros, “son buenos precios, porque una bufanda de lino hecha por una tejedora artesanal no baja de 50 euros”.  Trabaja sólo materiales de primera calidad, -lino, algodón-, nada sintético, y el precio está “por las nubes”.  “Que yo conozca sólo hay tres tejedores en Sevilla provincia incluyendo pueblos”. El grueso de la producción artesanal textil andaluz se centra en la alpujarra granadina, -donde existe el único centro de formación tejeduría andaluz- impulsada por el turismo, y sus populares Jarapas, piezas de tela para abrigo que venden como recuerdo.  “En Granada hay mucho extranjero y otra visión que busca la ecología incluso en el vestir”. También hay puntos de producción en las provincias de Huelva  Cádiz.

“Es mil veces más sano el lino y el algodón para el cuerpo, porque transpira y deja que el cuerpo respire de forma natural. Los materiales sintéticos son perniciosos para el cuerpo”.

 

 

( 1 visitas hoy 88.462 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X