Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

 

 

F. CABANILLAS AIONSur Cartaya (Huelva)

“Me llamo Juan Ignacio, tengo una discapacidad, pero quiero trabajar, tener un futuro, como cualquier persona normal”. Juan Ignacio tiene síndrome de down, pero sus ganas de labrarse un futuro parecen más fuertes que su discapacidad, y así lo ha plasmado en un vídeo que se ha hecho viral.

Se trata de la forma más directa que este joven ha encontrado para demandar ser incluido en el mercado laboral como cualquier otra persona, tras haber realizado, a sus 27 años, prácticas en varias administraciones y empresas, pero encontrarse plenamente cualificado para ponerse al frente de un puesto de trabajo que le aporte la independencia que demanda.

Natural de la localidad onubense de Cartaya, pueblo costero, como él mismo lo describe en la grabación, Juan Ignacio Gómez Redondo ha conseguido que más de 100.000 personas vean su original oferta de mano de obra, gracias al impulso de la asociación onubense Aones Down Huelva, que fue la primera entidad en difundir su vídeo en redes sociales, afirmando en su perfil oficial que “busca trabajo y no es el único. Tiene formación, experiencia, ganas y buenas referencias”.

Área de Empleo de Aones

Por eso, añade en la misma página que “si eres empresaria o empresario y estas interesada o interesado en contratar a una persona con discapacidad, ponte en contacto con el Área de Empleo de Aones“, entidad a la que el propio Juan Ignacio agradece la labor que realiza a diario para ayudar a gente como él a ser parte igual de la sociedad.

“Me gustaría trabajar, atender al público, tengo una discapacidad, una enfermedad, pero soy muy útil, muy trabajador,soy igual que todos los demás”, explica en su vídeo, en el que muestra un folio en el que, por una cara se puede ver su correo electrónico, y en la otra su número de teléfono.

Como él ha explicado para completar la información que proporciona en el vídeo, “hice prácticas en el Ayuntamiento de Huelva como ordenanza, un módulo de jardinero en Lepe, prácticas en Carrefour de Cartaya, dos cursos en Huelva de habilidades sociales”, pero ha llegado el momento de establecerse con algo fijo en el difícil mercado laboral.

Y lo hace, defendiendo claramente mirando a la cámara que “soy una persona con discapacidad, pero normal, que quisiera tener trabajo, como cualquier persona normal”, poniendo sobre la mesa ante cualquier persona que le quiera echar una mano que “me gustaría trabajar de ordenanza, de administrativo, de lo que sea”, explica en el vídeo.
Es mi futuro, tener mi propio sueldo, mi capacidad, y me veo preparado para trabajar”, apostilla Juan Ignacio a la hora de defender que puede estar encargado de cualquier labor, seguro de poner hacerla.

Este joven cartayero quiere demostrar que su guerra es individual dentro de los éxitos colectivos que, cada día, consiguen las personas que tienen una discapacidad similar a la suya, y no está solo hasta el punto de que Aones Down Huelva ha conseguido ya este año cinco incorporaciones a través de su programa de formación y seguimiento laboral.

Para conseguirlo, sigue la estela de gente que, como él, quiere ser útil a la sociedad y a él mismo, como los 16 jóvenes pertenecientes a la Asociación de Síndrome de Down (Asodown) que desde hace algunas semanas trabajan en los departamentos de restaurante, cocina, mantenimiento y recepción del Hotel Escuela Fuentemar de Chiclana, rompiendo barreras laborales que hace algunos años era impensable que se pudiesen derribar.

( 1 visitas hoy 51.186 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X