Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Foto: A.I.

El féretro con sus restos mortales fue conducido a hombros de los músicos de su Agrupación Nuestra Señora de la Victoria

C.G.

El cuerpo de José Segura Medina, Pepe para quienes lo conocieron, recibió en la mañana del 20 de enero cristiana sepultura en Arahal después de una misa celebrada en la iglesia Nuestra Señora de la Victoria. Hasta el templo el féretro fue llevado a hombros por músicos de su Agrupación Musical, la de la Victoria que, junto a sus familiares, lloraban su pérdida.

La mayor parte de sus compañeros, hasta Javier Antequera uno de los niños que hoy había faltado a clases, esperaron los restos del Maestro Medina al pie de la calle Victoria. Querían hacer con él los últimos metros hasta la iglesia donde el párroco Miguel Ángel González oficiaría la misa de difuntos. Seis de los músicos más veteranos portaron el féretro a hombros, acompañados por el resto de componentes de la Banda y por su familia.

Foto: A.I.

Casi 81 años de vida, la mayor parte dedicada a la música. Su bombardino estaba hoy colocado al pie del féretro, huérfano de unas manos que lo trataron con delicadeza durante décadas. Antonio Sánchez los sustituirá en una banda que se ha renovado cada año, con la formación de músicos jóvenes.

El músico más pequeño, Pedro (5 años), esta mañana se negaba a ir al colegio, la excusa según la madre, era un repentino dolor de barriga. Pero, en el trasfondo, la idea de vestirse de músico, una vez más, para ir donde quiera que hubiese que despedir al Maestro. Pedro sólo sentía que ya no “seremos el más nuevo y el más viejo”, le decía a la madre.

Pepe ha estado en activo hasta el último día y acompañaba a la Agrupación en la mayoría de los viajes, a pesar de que los años le podían. En uno de los que hizo el año pasado, sintió una presión en el pecho y tuvieron que acompañarlo a un bar para que descansaran. Todos temían que le pasara algo fuera de su casa. Esther, con un hijo en la manda, cuenta que el Maestro dijo: “Sería la mejor forma de morir, vestido de músico”. Ese era su objetivo.

En los dos últimos años se le han realizado varios reconocimientos. El primero vino acompañado del pregón de 2013, un pregón de los sonidos donde la música jugó un papel muy importante. Su conductor ese año, el periodista Modesto Barragán, quiso que Pepe Medina abriese el acto con su bombardino, acompañado a unos pasos por el tambor de Pedrito. Una de las imágenes más entrañables que esta web guarda del Maestro.

Al músico le encantaba representar a su Agrupación y estaba en primera fila en todos los actos. “¿Pepe puedo hacerte una foto?”, preguntaba siempre al Maestro. “Claro, no vas a poder, como tú quieras”. Al momento ponía su entrañable sonrisa. Se prestaba a todo lo que se organizaba, era ejemplo de ilusión por no abandonar ni la música ni a los músicos.

Foto A.I.

Su llama se apagó de madrugada, mientras dormía, dicen que es la mejor forma de morir. Hace sólo unos días, el miércoles pasado, cuentan que estaba en la Corredera –el paseo diario era obligación, a la Tertulia de la imprenta Godino-. Fue precisamente a esa empresa donde lo citaron los del programa de Canal Sur, “Este es mi pueblo” para hacerle el último homenaje en vida. Fue una sorpresa cargada de emociones.

Esta mañana componentes de todas las bandas estaban en su entierro y había enviado ramos de flores o coronas para acompañar el féretro. Detrás iban también los estandartes del Santo Entierro, Montemayor y la A.M. Nuestra Señora de la Victoria.

Se fue una leyenda de la música, la segunda en año y medio, antes, en agosto del 2013, lo hizo Manuel Rodríguez Ruíz. La música se ha unido de nuevo entorno al Maestro, ojalá lo que ha unido la muerte no se separe en vida.

( 1 visitas hoy 51.187 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X