Connect with us

Herrera

El mosaico de Herrera, una joya para ver la historia local en forma de arte

La localidad sevillana de Herrera cuenta en su centro histórico con una joya que supone recuperar uno de los tesoros arqueológicos de su perímetro: el mosaico descubierto hace 40 años, que fue replicado durante un año en el centro especial de empleo de la vecina Casariche.

Se trata de una de las joyas arqueológicas de la provincia de Sevilla, y se logró realizar una copia fiel de uno de los que componían el Conjunto Termal Romano de Herrera, pavimentando una de las estancias que a día de hoy se ha interpretado como tepidarium.

Fue un trabajo duro, porque no se conserva en buen estado, pero con la información con la que se cuenta del mismo y fotografías antiguas se obró el milagro. Cuenta con más de 400.000 teselas y unos 38 metros cuadrados de extensión.

Una joya geométrica

Es una obra realizada en opus tesellatum, polícromo (blanco, negro, ocre y rosa), de traza geométrica. Su composición se encuentra dividida en tres paneles.

El central albergaba un motivo óptico de escamas, cuyo centro es un nudo de Salomón terminado en peltas; todo ello inscrito en un cuadrado; sus cuatro esquinas acogen además cráteras y vegetales de hojas acorazonadas. Los dos paños laterales con líneas alternas de hexágonos y rombos, y una cenefa externa de pequeños arcos da unidad a la composición.

En el momento de su descubrimiento se encontraba afectado por roturas de especial consideración. Fue el punto en el cual aparecieron los primeros vestigios durante las obras del canal de defensa de inundaciones. Faltaban unos 15 metros cuadrados de superficie, roturas que afectaban principalmente a uno de los campos secundarios.

El original no se conservó bien

También se constataba la perdida de una de las cráteas que decoraban los ángulos internos del cuadrado central, ubicada en el noroeste. Además evidenciaba huellas de un incendio y algún que otro hundimiento.

Pese a todo ello, lo conservado mostraba un excelente estado de conservación, aunque la falta de un plan de conservación preventiva provocó el expolio del emblema central, un nudo de Salomón, motivando a su vez un deterioro consecutivo por la falta de consolidación de sus perímetros.

El motivo decorativo conocido como nudo de Salomón, así como ese efecto óptico a base de escamas, aparece en muchos mosaicos romanos, como se puede ver en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, con una simbología relacionada con la inmortalidad, la eternidad o el amor.

Los mismos gestores culturales recuerdan que los mosaicos, además de por su carácter decorativo, destacan por ser una fuente documental de primera magnitud para el estudio del mundo romano, la mentalidad, creencias, inquietudes y deseos de quienes encargaron unas u otras representaciones.

Periodista corresponsal de la Agencia EFE, El Correo de Andalucía, eldiario.es... entre otros medios. Cubre principalmente Huelva y Sevilla en varios medios radiofónicos y prensa digital.

Click para comentar

Lo Más Leído Hoy