Connect with us

Economía

Cinco claves para ahorrar sin salir de casa

Publicado

el

Cinco claves para ahorrar sin salir de casa

La situación actual que se está viviendo a nivel mundial, derivada de la pandemia de coronavirus, ha enseñado dos cosas en cuanto a ahorrar se refiere: por un lado, son muchos los que se han dado cuenta de la necesidad de disponer de un colchón económico para poder afrontar cualquier tipo de situación que esté fuera del plan habitual; mientras que, por el otro lado, se ha aprendido a prescindir de muchas cosas innecesarias que suponían un gran gasto a final de mes.

Por estas razones, muchas personas se han lanzado a la complicada aventura que es ahorrar, pensando, en ocasiones, que el proceso es tan sencillo como proponérselo y empezar (que también); pero el ahorro va más allá, por eso es necesario seguir una serie de pautas si se quieren conseguir cumplir los objetivos.

En primer lugar, hay que controlar los distintos gastos que se realizan al mes, dividiéndolos en tres grupos: gastos principales, aquellos fijos, como la hipoteca o los seguros; gastos secundarios, también fijos, pero que varían mes a mes, como las distintas facturas de agua, luz y gas; y, por último, se encuentran los gastos ocasionales, tales como el dinero invertido en ocio, en viajes o en comprar ropa. La mejor forma de entender en qué se usa el dinero y cuánto va dirigido a cada gasto es a través de una hoja de Excel, apuntando cada uno en el grupo en el que le corresponde.

Una vez se sepa en qué se va el dinero, ya se puede saber en qué gastos se puede recortar. La forma más fácil de conseguir ahorrar sin salir de casa es a través de las siguientes cinco claves.

¿Cuáles son los mejores trucos para ahorrar desde casa?

1. Revisa tus recibos

¿Has entrado a valorar lo que gastas en plataformas o el precio de tu seguro de hogar? Planifica tus gastos recurrentes e intenta buscar opciones que sean más económicas.

Separa los recibos fijos de los secundarios: mientras que las facturas de la luz, el gas y el agua es algo que hay que pagar sí o sí y que la única forma de ahorrar es reduciendo el consumo de los mismos; existen otros recibos que se pasan mes a mes pero que no son sumamente necesarios, como la contratación de distintas plataformas de streaming o la suscripción a un gimnasio, entre otros. Es importante valorar si realmente conviene realizar estos gastos, para tomar la decisión de dar de baja aquello que no utilicemos, aunque el coste sea mínimo, el cúmulo de todos y el gasto mes a mes es notorio.

2. Controla en todo momento los gastos que realizas

Fija un presupuesto de gastos planificado para todo el mes, dividido entre los tres grupos mencionados anteriormente; vete anotando en un Excel o en una libreta cada desembolso que hagas y realiza, a final de mes, un resumen de gastos.

Además, debes tener en cuenta que la mejor forma de ahorrar dinero es separándolo al empezar el mes y no como se suele hacer, utilizando el excedente. Anota también el dinero que vayas separando en el cuaderno, para poder calcular el ahorro mensual.

3. Ahorra en la hipoteca

Uno de los grandes gastos mensuales, si no el mayor, es la hipoteca del hogar. Se trata de un gasto fijo, que no se puede eliminar, pero que también se puede reducir siguiendo las pautas correctas:

  • Cuando se solicita la hipoteca se debe ajustar, de forma coherente, el importe solicitado y el tiempo a devolver.
  • Busca distintas opciones y quédate con aquella que te ofrezca el tipo de interés que mejor se ajuste a tu economía.
  • Procura evitar las bonificaciones y las comisiones.

4. Evita las compras compulsivas

Comprar por internet es muy atractivo, es cómodo y los envíos suelen ser muy rápidos. Por eso es necesario intentar evitar caer en la tentación y pensar bien, antes de comprar, si es algo que se necesite realmente.

En caso de realizar una compra de algo imprescindible, es aconsejable comparar precios y buscar ofertas. 

5. Economizar el consumo de combustibles

Las facturas en agua, luz y gas es otro de los gastos fijos que no se pueden eliminar, pero del mismo modo que con la hipoteca, existen algunos trucos para conseguir que estos se reduzcan.

Para empezar, es básico que todas las instalaciones, tales como radiadores, caldera, calentador y demás, estén en perfecto estado, llevando a cabo un mantenimiento y limpieza constantes.

Es muy sencillo reducir notoriamente el importe de dichas facturas con acciones muy simples: cerrar el grifo mientras no se está utilizando, apagar los electrodomésticos en lugar de mantenerlos en stand-by, desconectar los cargadores mientras no se están usando y muchos más pequeños detalles que a final de mes ayudarán a disminuir el gasto total.

Puede que empezar a ahorrar sea complicado en un primer momento, es necesario cambiar ciertos hábitos y acostumbrarse a una forma de vida totalmente nueva, pero es posible, y una vez se van viendo los resultados, la satisfacción hará que te animes a seguir con el proyecto.

 

Medio digital especializado en la Provincia de Sevilla y comarca. Aionsur.com, comunicación, publicidad y servicios para empresas.

Click para comentar
Publicidad

Más Leído