Connect with us

Sociedad

Antonia Alba, del Movimiento Femenino por la Igualdad Real: “Apenas vemos minutos de silencio por menores muertos”

La II Marcha por los Derechos de los Niños, que tendrá lugar el próximo sábado 16 de noviembre, en Madrid está convocada por este movimiento social, no político

Publicado

el

AionSur 75491763_1427905724025666_747117957800263680_n Antonia Alba, del Movimiento Femenino por la Igualdad Real: "Apenas vemos minutos de silencio por menores muertos" Sociedad  destacado derechos niños

Antonia Alba, del Movimiento Femenino por la Igualdad Real: “Apenas vemos minutos de silencio por menores muertos”

Publicidad: Optivisión
AionSur 7e669498-63ab-4be4-b2dd-cc67d4acab90-compressor-1024x379 Antonia Alba, del Movimiento Femenino por la Igualdad Real: "Apenas vemos minutos de silencio por menores muertos" Sociedad  destacado derechos niños

 

Probablemente hayas escuchado hablar del cliché digital “tsunami”. Tendencia durante las últimas semanas por diferentes motivos. Pero si deseas poner un rostro a un verdadero ciclón social, aquí te dejo su nombre: Antonia Alba. Abogada de profesión y una mujer de bandera.

José Carlos VALVERDE SÁNCHEZ

Su discurso por la igualdad real ha revolucionado los cimientos del sectarismo ideológico que rodea gran parte de la cuarta ola feminista. Constantemente cuestionada por nuestra sociedad. Hace unos días pude entrevistarla con motivo de la II Marcha por los Derechos de los Niños, que tendrá lugar el próximo sábado 16 de noviembre, en Madrid. El resultado pueden verlo más abajo.

José Carlos Valverde: El 16 de noviembre tendrá lugar en Madrid la II Marcha por los Derechos de los Niños. ¿Por qué es necesaria esta marcha?

Antonia Alba: Esta marcha es necesaria porque nuestros poderes políticos se han olvidado de lo más importante, y eso son nuestros niños. Están dictando leyes que realmente no protegen a los menores. Por ejemplo en el caso de las separaciones están dando prioridad a la guerra de adultos y no a la protección de sus hijos.

JCV: ¿En qué consistirá la marcha? ¿Qué hay preparado?

AA: La marcha sale desde Ópera a las 8:00 de la mañana. Llegaremos a Cibeles sobre las 13:00. Allí abuelas subirán a hablar, padres que tienen a sus hijos secuestrados fuera de nuestro país también. Hablarán segundas esposas, hermanas. Familiares en definitiva. Porque entendemos que cuando se separaron los niños de algunos progenitores, ya sean padres, o madres, no solo sufren ellos, y los menores, sino que ese dolor lo soporta toda la familia.

En el mismo acto se hará un minuto de silencio por todas las víctimas por violencia. Sin ningún tipo de distinción. Es decir, hombres, mujeres, y niños. Porque la mayoría de las veces cuando vemos minutos de silencio en los distintos ayuntamientos, únicamente se refieren a mujeres muertas a manos de sus parejas, pero apenas vemos minutos de silencio por menores muertos, y ni mucho menos cuando la víctima es un hombre, como ocurrió hace poco con el señor decapitado a mano de su pareja. Ni un solo minuto de silencio, nada.

JCV: ¿Qué esperas conseguir al respecto? ¿Qué valoración sacas de la I Marcha que se realizó el pasado año, también en Madrid?

AA: La primera marcha fue un éxito. Esta marcha la convoca el Movimiento Femenino por la Igualdad Real, que dimos un paso al frente como bien dices el año pasado. Más de 3.000 personas salieron a la calle, unidos bajo un mismo lema: “Con los derechos de los niños no se juega. Ningún niño sin sus padres”. Lo que pretendemos es sensibilizar a la población, esto no es un problema de unos cuantos. Esta manifestación no está convocada por ningún partido político, está convocada por colectivos civiles, por asociaciones. Porque nosotros entendemos que algo tan coherente como luchar por los derechos de los niños no tiene ningún color político, con lo cual cualquier persona de cualquier ideología, de cualquier partido, podría ponerse detrás de nuestra pancarta. Queremos sensibilizar a la población, porque como he reseñado es un problema de todos, porque nos toca el pilar fundamental que es la familia. Ojo, la familia entendida en sentido amplio, hombre-hombre, mujer-mujer, hombre-mujer… Porque el amor no tiene sexo, y dos personas que se aman pueden criar a sus hijos con amor. Lo importante es el amor a los hijos, y su felicidad.

JCV: ¿Habéis tenido problemas para la organización de la marcha?

AA: Siempre tenemos trabas, pero tenemos aún más detractores. Es increíble. Porque a nadie le interesa nuestra posición frente a ese feminismo radical, que existe. Y que lo que quiere es proteger a la mujer para que solo esté ella, y no los padres –y su familia paterna-, con los niños.

Siempre, cada vez que presentas documentación en un organismo público, da igual la documentación que lleves, te falta algo. Pero a pesar de eso, en cuanto a organización, no hemos tenido traba ninguna. Sí que es cierto que habían preparadas algunas actividades de entretenimiento que al final se han diluido porque han pensado que nuestra manifestación podía tener tintes políticos de derecha. Es ridículo, porque cualquier persona que piense que luchar por los niños está asociado a la derecha o a la izquierda, desde luego, no son bienvenidos. Porque los derechos de nuestros hijos no tienen color político.

JCV: ¿Ante qué está el menor desprotegido?

AA: El menor está desprotegido porque la ley que debería protegerlo no piensa realmente en el menor. Me explico, en un procedimiento de divorcio solo se piensa en los adultos, y no en el niño. Hacen que estos críos pasen por psicosociales. La mayoría de las veces, estos organismos, están totalmente adoctrinados. Lo que ocurre es que esas sesiones no son grabadas, y un juez jamás podrá contrastar los informes con la realidad. El resultado son menores desprotegidos, manipulados.

Otro lugar lo ocupa la gente que no está capacitada para ejercer de padre, o de madre. Simplemente porque no tienen esa capacidad. Ni siquiera saben cuidar de sí mismos. Pero muchas veces hay niños que son retirados de sus padres porque estos no tienen recursos económicos para salir adelante. Esos menores son tutelados por otras familias que, para ello, obtienen ayudas del gobierno.
¿Por qué no se ayuda directamente a las familias de origen? 

Mira, España es muy garante de los derechos de los hijos de los demás, te explico. Existe un convenio de La Haya suscrito por muchos países para el reconocimiento de las sentencias judiciales, sobre todo en materia civil, donde aparecen  unos plazos para que el país reconozca la sentencia y que el menor vuelva a nuestro país. Pues este país es maravilloso a la hora de devolver los niños de otros países, pero en cambio cuando otros países no cumplen con el convenio, España se cruza de brazos, no se levanta en garra. Ni siquiera pelea. En este país los secuestros internacionales existen y deberían tener una mayor visibilidad. Tendría que existir una comisión que proteja y que vaya haciendo balance de cada uno de los casos. ¿Es que acaso estos niños no importan?

JCV: Entonces ¿crees que la política, o los líderes políticos, no están a la altura en cuanto a responsabilidad se refiere, para afrontar que un menor está siendo perjudicado?

AA: Por supuesto. ¿Has visto alguna vez a algún político hablar de esto? ¿Ves a alguno comentar estos problemas? Los niños son los grandes olvidados del sistema. Imagino que pensarán que mientras crecen, y no, no dan problemas. Interesa más hacer que los padres vivan una batalla entre ambos.  No se ofrecen herramientas para la mediación tras la ruptura, no existen medios que aporten soluciones. No hay leyes que den cordura a estas situaciones. La ideología de género está inmiscuida en algo tan importante como son los lazos familiares, y eso está perjudicando claramente al menor.

JCV: ¿Crees que la custodia compartida es la solución?

AA: Es la solución, debería ser la prioridad en cada procedimiento de divorcio, y después estudiar cada caso de forma individual, por supuesto.

JCV: Decía Juan Carlos Aragón: “…y llega un juez que yo no sé quién coño es, para decir que hace justicia, y deja un padre sin su hijo, y deja un hijo sin su padre…”

AA: Conozco a padres que se fueron y no miraron para atrás, igual que a madres. No estoy cuestionando a nadie, hay gente que afronta los problemas con coraje, y otros huyen. Nada más. Pero las parejas tras la ruptura deberían mirarse a los ojos, ¿no eres capaz de mirar al padre de tus hijos? El amor se acaba, pero el cariño a un hijo no. Un juez es un tercero, por muy imparcial que sea… ¿vas a dejar que decida el futuro de la parte más importante de  tu vida? Esa frase de Juan Carlos puede ser perfectamente el resumen de lo que conversamos. Estamos dejando que nos tutelen la vida, todas las instituciones.

JCV: ¿Tiene la mujer ventaja a la hora de pelear por la custodia de los hijos?

AA: Claro que sí. He visto a padres que ejercen como buenos padres y la madre les ha negado el derecho a ser padre. Simplemente porque decía que no los volvería a ver hasta que lo dictase un juez. Una mujer entra como un caballo ganador en una sala de vista, un padre entra cien metros por detrás. Por mucho que digan esa es la realidad. Cuando tú vas de abogado de una mujer sabes perfectamente que vas montado en el caballo ganador, porque no tienen que acreditar nada, el hombre sí tiene que demostrar que ha sido, es, y será buen padre.  Decir “soy mamá” es una premisa.

JCV: Por consiguiente ¿son moneda de cambio los menores?

AA: Rotundamente sí. Quien manipula a los niños es el único ganador de todo esto. Existe un caso de un padre que lleva cinco años sin poder ver a sus hijos. Hay un informe psicosocial que dice que las niñas están totalmente manipuladas por la madre, que se hagan unas visitas tuteladas, y que se normalice el régimen de visitas. A día de hoy no se ha hecho nada y las psicólogas no facilitan el informe porque aseguran que la madre no lo permite. La realidad de todo esto es que ese padre lleva cinco años sin poder  ver a sus hijas.

JCV: Volviendo a la manifestación, ¿se ha sumado alguna asociación feminista a la marcha?

AA: Ninguna.

JCV: ¿Por qué crees que no os apoyan?

AA: No lo sé. Imaginarán que somos un grupo de ideología de derechas, o que estamos en contra de los derechos de la mujer. Cosa que es incierta y ridícula.

JCV: Pero si eres de derechas, no dejas de ser mujer.

AA: Evidentemente. Yo soy mujer, y voto a quien me da la gana. Nadie me manda. Consigo todos mis méritos por mi trabajo. Nunca me han regalado nada. Y como yo muchísimas mujeres que llenaremos las calles el 16 de noviembre luchando por nuestros hijos. Nosotros no somos cínicos.

JCV: Siguiendo esta senda, ¿qué le ocurre a esta generación feminista para rechazar la custodia compartida?

AA: No lo entiendo. Su discurso me parece tan incompatible con el rechazo a la custodia compartida que me asombra. Si la mujer, como el colectivo pregona, quiere trabajar, hacer lo que le plazca, tener un horario completo y flexible, a sus hijos…sería la solución perfecta.

Yo trabajo, estoy ocho horas ocupada, ¿me tendría que apoyar en terceras personas cuando siempre me he apoyado en el padre de mis hijos? ¿Para qué? ¿Para quedarme con la casa, con la pensión? Si se distinguieran, y no se asociaran a los hijos con las viviendas, te aseguro que la gente se iba directamente a por la custodia compartida.

Soy mujer, y el padre de mis hijos es lo mejor que existe en el mundo, y yo apoyo la custodia compartida porque quiero tanto a mis hijos, y tengo tan claro que mis hijos lo que más quieren es a su padre y a mí, que no tengo la más mínima duda.

JCV: Conociendo tu opinión sobre el feminismo actual, ¿cuál es el feminismo que le gustaría defender a Antonia Alba?

AA: Lo que yo defiendo es la igualdad real. Cuando me dicen que el feminismo es igualdad pienso que esa igualdad no tiene nada que ver con el feminismo del que se habla hoy en día. No quiero ninguna supremacía sobre nadie. No entiendo cómo la mujer se tira a la calle a decir que lucha por sus derechos. ¡Por unos derechos que tiene! Yo miro la Constitución y no me falta ningún derecho, y si en algún momento me faltara, las instituciones me amparan para denunciar esa desigualdad. No quiero luchar por unos derechos pisando los derechos de mis hijos. La solución es luchar todos juntos de la mano, porque esto no es una guerra de hombres contra mujeres, es una disputa de personas buenas, contra personas malas. Ese es el feminismo que yo quiero.

Medio digital especializado en la Provincia de Sevilla y comarca. Aionsur.com, comunicación, publicidad y servicios para empresas.

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Dejar un comentario

Más Leído