Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

 

C.G.

Arahal

19 días de lluvia y todavía las previsiones apuntan a que serán más. Nadie duda de que es como agua bendita para el campo, para los ríos, para la naturaleza en general. En un pueblo como Arahal, dedicado mayormente a la agricultura, vuelve la ilusión al sector que, ante las inconveniencias de llevarse casi un mes sin salir al campo, está la esperanza de más trabajo y buenas cosechas en el futuro.

Los jornaleros del campo llevan 19 días sin salir a trabajar. Y aún deben esperar porque las previsiones meteorológicas anuncian nuevos frentes. Una vez deje de llover, para tener tajo en el campo, hay que esperar unos días más a que oreen las tierras porque ahora es imposible entrar sin quedar atascado.

Por la zona de la campiña, donde está situado el término municipal de Arahal, hay olivares inundados completamente, sobre todo aquellos que están cerca de los arroyos Alameda y Butrero.

Los agricultores consultados por este medio apuntan que las inundaciones provocarán en algunas zonas ‘la putrefacción de las raíces si es demasiado prolongada’. Aunque el agua ha caído ‘poco a poco’, y esto se puede comprobar en los datos ofrecidos por la página meteoclimatic.net, donde se calculan unos 8 litros de media por metro cuadrado y día.

Esta página coge los datos de una estación meteorológica privada instalada en Arahal. Es una de las páginas más consultadas por los agricultores estos días, aunque también miran el radar de Portugal y el de España.

Antes de comenzar este intenso periodo de lluvias, se había sembrado la pipa de girasol, garbanzos y trigo. Hay cultivos para los que el agua ya ha sido un inconveniente, como los dos primeros. Pero para otros, será un buen año, como es el caso del olivar o de los trigos, a nada que salga el sol se podrán ver las ventajas del agua tan bien caída.

En general, la lluvia ha ido calando bien, aunque en zonas muy concretas se han producido escorrentías y la tierra de labor se ha perdido en algunos cauces. Los ecologistas apuntan que esto se debe a que no se limpian de maleza dichos cauces y el agua busca su lugar y lo encuentra, tarde o temprano. ´

En cuanto se pueda acceder a las tierras, los agricultores tienen previsto echar los abonos foliares que favorecerán la floración. Se espera una floración intensa este año gracias a que el olivo tiene agua suficiente.

Con el paso de la última de las borrascas, Gisele, esta misma madrugada, se ha vuelto a desbordar los arroyos en determinadas zonas. Por el primer puente del Camino de Aragón, conocido popularmente como camino de Los Claveles, atravesado por el arroyo Alameda, el agua pasaba por encima lo que ha provocado que un grupo de usuarios tuvieran que esperar porque no se atrevían a pasar.

Desde que comenzó este periodo de lluvia (borrascas Enma, Félix, Gisele), esta carretera rural, a la que se accede desde la A8125, Arahal Morón de la Frontera y da paso a la urbanización de Llano Verde y a la empresa Amarillo Corn situada en el Alabardero, ha sufrido varias riadas. El arroyo Alameda se desborda principalmente en este puente que está taponado por cañas y maleza.

También ha sufrido inundaciones estos días, el arroyo Butrero a su paso por la carretera que lleva a la urbanización de Valleverde donde al menos viven 20 familias, una parte todo el año. En esa zona, el arroyo corre en paralelo a la carretera asfaltada durante al menos 300 metros, el desbordamiento no sólo ha afectado al puente que lo atraviesa sino al camino de entrada donde quedó atrapado un vecino de Morón de la Frontera con su coche y tuvo que ser rescatado por los bomberos el primer día de lluvia intensa.

Los agricultores siguen mirando al cielo, a la espera de un respiro para al menos ir a comprobar las tierras.

( 1 visitas hoy 88.462 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X