Xylella fastidiosa, la bacteria más temida por el sector del olivar - Aion Sur, periódico digital de información general
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Los agricultores ven con cierta preocupación el hecho de que la XF haya entrado ya en España y exigen el control en la importación de material vegetal y aceitunas de otros países

No sólo afecta al olivo, también provoca varias enfermedades de importancia económica, principalmente en cultivos leñosos como viñas, cítricos, diversos frutales de hueso, café y ornamentales.

 

Síntomas severos de Xylella fastidiosa en un campo de olivo en la provincia de Lecce, Apulia. Foto: Interempresa.net

 

C. GONZALEZ. AION Arahal
La xylella fastidiosa (Xf) se acerca y los agricultores confían en que la aleje el clima seco de la comarca
Se trata de una bacteria que arrasa con determinadas plantas, una de ellas el olivar, y no existe tratamiento para combatirla

Los agricultores sobre todo de zonas de olivar, como Arahal y su comarca, comienzan a ver con preocupación el avance de la Xylella fastidiosa (Xf), una bacteria que ha entrado ya en la península, por las Islas Baleares, y que convierte el campo, dedicado a este sector, en un baldío.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural confirmaba a principios de diciembre la ausencia de la bacteriaXylella fastidiosaen Andalucía. Se había analizado más de 1.500 muestras en los laboratorios de sanidad vegetal de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía; 365 actuaciones de control y se han tomado 1.578 muestras de material vegetal para su análisis, todas ellas con resultados negativos.

Los controles se han centraron en los lugares de mayor riesgo de aparición de la bacteria, como son centros de producción y comercialización de vegetales, aunque también se han realizado prospecciones en explotaciones agrícolas de cultivos sensibles, centros de jardinería y parques y jardines.

Potencial patógeno

No existen métodos de lucha contra la enfermedad efectivos, más allá de los preventivos. La Xylella fastidiosa es una bacteria con un enorme potencial patógeno sobre gran número de plantas. Provoca varias enfermedades de importancia económica, principalmente en cultivos leñosos como viñas, cítricos, olivar, diversos frutales de hueso, café y ornamentales. Es decir, la bacteria ataca especies de relevancia económica en España y Europa por lo que las pérdidas puede significar miles de millones de euros.

Hasta hace dos años, se trataba de una enfermedad característica del continente americano. Desembarcó en Italia, y algunos agricultores ya dieron señales de su existencia en 2008, los primeros casos se sitúan en Plugia (Italia) en 2013. A finales del 2016, se conocen los primeros casos en un centro de jardinería de Porto Cristo (Mallorca, Islas Baleares), lo que obliga al gobierno regional a poner el territorio en cuarentena a finales de febrero de este año, 2017.

Agricultores de Arahal

Arahal es el primer productor de la aceituna de mesa, eso significa que hay cientos de hectáreas de olivar en el término municipal y su comarca. Los agricultores de esta zona consultados esperan que no llegue a la zona “porque afecta a olivares de zonas costera con un microclima especial”, dice Rafael Rodríguez. Es una noticia que lleva unos años hablándose en el sector.

Antonio Rodríguez, responsable del sector de la aceituna de mesa en la COAG, explica que en lo único que hay que insistir es “en el control en las fronteras, no dejar que importen aceitunas de otros países”. Rodríguez dice que en EEUU “son tan estrictos que no pasa por la frontera ninguna naranja con hojas”.

Por su parte, el responsable de este mismo sindicato en Arahal, Francisco Manuel Fernández, muestra su preocupación por la llegada de la bacteria. “Dice que la transmiten las chicharras y éstas van por todas partes”. Por lo que a su entender “no hay que traer de otros países material vegetal, quién dice que no venga uno de estos insectos en un barco y sobreviva al viaje”. Para Fernández, “la planta certificada es la que paga impuesto pero esto no quiere decir que esté en condiciones para viajar a España”. Los tratamientos preventivos son los únicos que pueden parar la bacteria pero “la Junta de Andalucía ha prohibido los tratamientos aéreos, espero que no haya que tomar este tipo de medidas”.

Todos los consultados coinciden en que si esa bacteria llega a la comarca “será la ruina para muchos agricultores”, aunque confían que no sea así. La seguridad total no existe, porque tiene el ejemplo del picudo rojo aún muy cercano, insecto que ha acabado con muchas palmeras por toda Andalucía.

Foto: Interempresa.

Primo lejano

Por lo tanto, a la comarca olivarera por excelencia no ha llegado ni se la espera pero sí pelean cada cosecha contra “un primo lejano”, la verticilosis del olivo. Esta enfermedad causada por el hongo Verticillium dahliae, y está ampliamente distribuida en todos los países de la Cuenca Mediterránea. Su importancia ha aumentado en los últimos años y a ello ha contribuido la intensificación del cultivo y el establecimiento de nuevas plantaciones en suelos infestados. Es, sin duda, la enfermedad que más preocupa al agricultor por la dificultad para combatirla.

El Confidencial ha publicado recientemente unas declaraciones del investigador del Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC Juan Antonio Navas, quien lleva desde el año 2000 estudiando el microorganismo. Navas explica que entre las plantas afectadas en Baleares destacan el almendro y el olivo, y que ya se han identificado más de 100 focos. Hablan de que algunas informaciones indican que son 2.000 árboles los talados por precaución, pero asegura no tener constancia de ello. El investigador considera que hay motivo de preocupación. Y hay que evitar que no se extienda al resto de España, el único método es impedir que no salga material vegetal de las islas.

Según páginas especializadas como olipe.com, el principal riesgo de entrada de la bacteria en otros continentes es hoy en día el comercio y transporte de material vegetal infectado. El hecho de que haya pasado en casi tres años desde Italia a la Penínula, comienza a preocupar al sector.

La XF tapona los vasos del xilema provocando la necrosis en las ramas, hojas, frutos y, finalmente, la muerte de todo el árbol. Es letal por lo que una vez entra en una parcela, arrasa con ella. Entre los meses de mayo y noviembre se sitúan la principal virulencia de la bacteria.

Esta mismas página especializada, explican que la Xf se adapta perfectamente a nuestro clima mediterráneo, pero más a las zonas costeras que interiores porque no aguanta las bajas temperaturas. Los expertos indican que una vez entre en España, afectará con más intensidad en el Levante, y ciudades más templadas de Andalucía como Huelva, Cádiz, Sur de Sevilla o Almería. En zonas más interiores como Córdoba y Jaén, o en mayor medida Toledo, las temperaturas mínimas invernales harían que su adaptación fuera menos favorable.

( 1 visitas hoy 76.467 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X