Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

 

Uno de los robos y el intento ha sido en la calle Farolillo, donde ya han entrado en 4 viviendas situadas en la misma acera durante el último mes y medio

 

Ventana de una de las viviendas donde han entrado a robar. Fotos: AION SUR

AION Arahal

Dos robos y un intento de robo ha sido el balance de los sucesos ocurridos en la noche de ayer viernes en Arahal. Se han registrado en viviendas de la calle Farolillo y Cañada del Rosal, dos calles de barrios diferentes bastante distanciados.

En la primera de las calles citadas, es la segunda vez que roban en el último mes y medio. Ese día los autores también entraron por la ventana del un patio interior al que se accede por la azotea.

Estado de uno de los dormitorios de la vivienda donde han entrado a robar. Foto: AION SUR

El primero de los robos se registró en la vivienda de la calle Farolillo 40. Los propietarios habían salido a “tomar una tapita” una media hora, a las 21:30 horas. Cuando volvieron encontraron la ventana de un dormitorio con un hueco abierto. Los autores había forzado dos hierros de la reja para entrar al menos en dos dormitorios, donde estaba todo revuelto. Cuando esta web habló con ellos aún no habían hecho balance de lo que se han llevado, “la guardia civil nos dijo anoche que no tocáramos nada”. Mientras enseñaba a este medio lo ocurrido, se dieron cuenta que les faltaban dos relojes de pulsera.

Los ladrones en esta vivienda habían abierto todos los armarios, cómodas y muebles buscando su botín. Incluso la familia se ha dado cuenta esta mañana que en el patio dejaron varios botes vacíos de yogur líquido que la propietaria había comprado para sus nietos. Por lo que suponen que, los ladrones habían estado en la planta baja de la vivienda. También se llevaron de esta planta un juego de llaves dejados en la entrada, pensando que eran de algún mueble de los de la planta superior donde podían encontrar algo de valor.

“Nos han dado un buen susto, no quiero ni imaginar qué hubiera pasado si volvemos y nos los encontramos dentro”, comenta la propietaria refiriéndose al poco tiempo que habían estado fuera de casa.

 

La ventana de la vivienda donde han intentado robar. Foto: AION SUR

Dos golpes fuertes

En el domicilio donde intentaron robar, calle Farolillo 52, estaban la propietaria y su hijo de 11 años y fue la que sintió dos golpes fuertes en un patio interior cuando los autores de los hechos arrancaron la reja de una ventana. Después de escuchar el primer golpe, según ella misma ha contado a AION SUR, “estaba en el salón con mi hijo y pensé que había sido algún vecino; con el segundo golpe ya me asusté y me asomé a la puerta del patio (que están en la misma cocina), fue entonces cuando vi los restos de ladrillos y mezcla que había caído desde la azotea”. Era sobre las 22:15 horas.

La mujer encendió la luz de la escalera y supone que fue lo que obligó a los autores a desistir de entrar en la vivienda. Llamó primero a su hermana y después al teléfono de Emergencia 112 y a Jefatura de la Policía Local. En menos de 10 minutos agentes de la Policía Local y Guardia Civil estaban en el domicilio y comenzaron una búsqueda por las azoteas que, finalmente, fue infructuosa.

Por la hora y, después de enterarse del robo de la vecina del número 40, entienden que los autores fueron saltando por las azoteas y entraron en los domicilios donde no había señal de que hubiera alguien. “Yo estaba en el salón con mi hijo, los dos muy calladitos, y con una luz tenue encendida”, explica, por lo que creyeron que la vivienda estaba vacía en ese momento.

Una de las huellas de los autores de los hechos. Foto: AION SUR

En esta vivienda hay instalada una alarma desde los últimos robos registrado en la misma calle, aunque al estar madre e hijo dentro, no estaba activada.

Los vecinos del barrio esta mañana comentaban que era “raro que en tan poco tiempo se hubieran quitado del medio” y apuntaban a que “o estaban escondidos en alguna de las azoteas o alguien del vecindario les ha facilitado la huida”. Esta última teoría se ve reforzada porque es la segunda vez en menos de mes y medio que roban en la misma calle, saltando de azotea en azotea. En la otra ocasión, 21 de enero de 2017, robaron en dos casas contiguas, el 16 y 18 de la calle Farolillo.

Roban mucho oro

El mismo viernes, entre las 23:15 horas y las 00:20 de la madrugada, se registró el tercero de los robos. Ha sido en el número 2 de la calle Cañada del Rosal, en el conocido como barrio de La Mineta.

Los autores de los hechos han entrado en la vivienda por una ventana plegable. Según la propietaria, los ladrones se han llevado “mucho oro, todo el que le regalaron a mi niña para su Primera Comunión y el que yo tenía”. El oro estaba en los dormitorios, en un cofre el de la niña y el de la madre también en dos baúles pequeños que tenía bajo la cama.

No han montado mucho desorden en esta casa, aunque sí han pasado un buen susto. La vivienda estaba también vacía y han accedido por la azotea. El hijo de la propietaria llegó el primero. “Si llega y están dentro, no sé lo que hubiera pasado”, dicen.

Imaginan que entraron por una de las viviendas del barrio “la que tiene una pared más baja” y han ido saltando por las azoteas hasta que han dado con una casa donde no había nadie.

La Policía Judicial de la Guardia Civil ha recorrido durante la mañana las tres viviendas tomando muestras de huellas dactilares y de las pisadas de los autores de los hechos que se encontraban a lo largo de las azoteas por donde han pasado.

 

NOTICIA RELACIONADA

(Visited 1 times, 1 visits today)
X