Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El Arahal cae por la mínima frente al Marchena Balompié en un partido donde una expulsión de José Julio dejó casi sin opciones a los locales.

F. Segura/AIONSur

Imagen del encuentro.

Los de Bibiano Mateos pinchan por segunda vez consecutiva y no logran aprovechar el pinchazo del segundo clasificado, el CD Coronil, que perdió frente al Espartinas (equipo que se sitúa ahora a tan solo dos puntos de los arahalenses). Con la tabla tan apretada, los blanquiazules ya no pueden permitirse ningún desliz más si pretenden lograr meterse en las dos primeras plazas de ascenso directo.

A pesar del buen ambiente y la buena temperatura, no fue el día para disfrutar del mejor fútbol en el Manolo Jiménez. Ambos técnicos sacaron sus onces habituales ofreciendo una gran batalla en mediocampo. Joselito y Champi en la parte local y José y Fran, también naturales de Arahal, en las filas marcheneras.

Comenzó el partido y ambos equipos empezaban a medir sus fuerzas sin querer arriesgar demasiado. Ni Rafa ni los atacantes visitantes podían encontrar espacios ante buenos marcajes de  ambas defensas. Tan solo Alex Gómez con alguna internada por banda derecha consiguió generar algo de peligro. Por otro lado, una jugada al término de la primera mitad marcaría el resto del partido.

Un jugador arahalense quedó tumbado en el césped en un lance del choque y los visitantes continuaron la jugada. Rápidamente los locales recriminaron esta conducta a los visitantes, provocando así una tangana en la que hubo  varios enfrentamientos. Desde esta acción, los jugadores empezarían a ir más fuerte y a reclamar cada jugada al colegiado Núñez Torres. Con algo de crispación y sin goles, los jugadores se marchaban a vestuarios.

José Julio, en una jugada durante un partido. Foto de archivo: R. Rapallo.

Comenzaba la segunda mitad y la dinámica del encuentro cambió totalmente. Rafa empezó a incomodar al arquero Fran y pudo abrir hasta en dos ocasiones el marcador. No obstante, sería el conjunto vestido de rojo el que se pondría por delante con su primera ocasión de verdadero peligro. Tras un buen contragolpe desde la banda derecha, Diego conseguía batir a Juan (49´).

Minutos más tarde, lejos de despertar, los blanquiazules se verían aún más perjudicados. José Julio, tras protestar una falta no señalada, hizo un comentario al linier. Este no dudó en avisar a su colegiado, el cual le mostró la roja directa al lateral zurdo. A pesar de ello, el cuadro local intentó apretar y casi consigue el empate. Rafa aprovechó una de las pocas que tuvo, pero su vaselina acabaría en el larguero.

Para colmo, cuando más apretaba para el empate el conjunto del Manolo Jiménez, un calco de jugada a la del primer gol sentenciaría el encuentro. De nuevo por la derecha y otra vez Diego colocaría el 0-2, dando un golpe psicológico tremendo a los locales (69´). Finalmente, con más corazón que cabeza, los de Bibiano Mateos lograrían recortar distancias en un penalti que transformó el goleador Rafa Moreno (84´).

Severo correctivo para los arahalenses que tenían una oportunidad de oro para acercarse de nuevo al ascenso. El entrenador deberá analizar la situación para intentar que no se prolongue esta mala racha tras las derrotas frente al Atlético Libertad y ahora ante el Marchena Balompié.

( 1 visitas hoy 36.322 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X