Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El alcalde de Arahal, Miguel Ángel Marquez, asegura que el 1.600.000 euros de más que se ha llevado el proyecto de la piscina cubierta (se presupuestó en 2.400.000 euros y ha costado casi 4) está en las instalaciones, en imprevistos, material y puesta en marcha, conceptos con los que no se contó

 

A. SOLANO/C. GONZÁLEZ

Las obras del Complejo Deportivo La Venta han durado 8 años y 6 meses. Ha sido una losa en la trayectoria política del alcalde de Arahal, Miguel Ángel Márquez, que ha ocupado casi sus tres mandatos. El 17 de febrero se inaugura con la asistencia de autoridades regionales y municipales, pero además del tiempo que se ha mantenido la polémica obra, en los últimos meses  han tenido que “pelear” por otro reto, la gestión de las instalaciones. Los representantes del Equipo de Gobierno de IU querían controlar la gestión del Complejo pero se han encontrado con las limitaciones impuestas por el Gobierno nacional sobre la imposibilidad de aumentar el Capítulo 1 del presupuesto municipal, el de Personal. Por eso, dicen, han optado por una solución intermedia, “la que permitía la ley”.

 

 

El alcalde de Arahal asegura que los sobrecostes del precio de la piscina, que ha supuesto una gasto de casi 1.600.000 de euros más de lo en principio previsto (el proyecto se presupuestó por 2.400.000 millones), está todo empleado en las instalaciones: “Es cierto que hay una serie de sobrecostes pero no es porque alguien se haya metido dinero en el bolsillo”.

-Desde agosto de 2008 que comenzaron las obras han sido 8 años y medio de espera para ver terminado el Centro deportivo de La Venta ¿No han sido muchos años?

Ha habido muchas complicaciones desde el principio. Cuando llegamos en 2007 tuvimos que romper la idea inicial que tenían mis antecesores de hacer primero un complejo deportivo en otro lugar, decidimos que era mejor la zona de La Venta, por lo que hubo que hacer proyecto nuevo. Entonces se perdieron los fondos que en este ayuntamiento estaban destinados al otro complejo y recomponer un acuerdo firmado 2008, con Consejería Deportes, que nos aportaba 1.200.000 euros. A partir de ahí se comienza a trabajar en el nuevo proyecto.

La obra empezó y iba bien hasta que en 2011 hubo un primer parón (elecciones municipales). Y después varias sucesiones de parones que hizo que, al final de todo, se hicieran cargo de la obra tres direcciones facultativas, lo que no es normal. Los parones nos obligaron a tener que contratar a tres arquitectos técnicos diferentes lo que ha hecho que se demorara.

Pero no solamente está la piscina, sino todo el complejo de alrededor, como la pista de padel, césped artificial, que ha sido objeto de proyectos separados, cuya redacción supone un tiempo y muchas de esas obras han sido subvencionadas por distintas administraciones. Desde el Gobierno Central con los planes 8.000 vino una subvención para la piscina al aire libre o el campo de césped artificial producto de una subvención con la diputación provincial. No sólo se trataba de redactar los proyectos sino de iniciar los trámites y llegar a un acuerdo con la Diputación para que enviaran el dinero.

-Todo el tiempo ha sido alcalde, ¿no ha supuesto una losa para su trayectoria de gobierno?

Sí, estoy esperando al día 17 que se inaugure y que funcione el día 20 y pasar a otra cosa. Ha sido una losa política porque ha sido un problema en la mente durante muchos años, había momentos en los que se enquistaba la situación. Y uno es alcalde para lo bueno y para lo malo y, sobre todo, para lo malo. Cuando hay problemas que se plantean en obras tan grandes hay que buscar las soluciones y éstas a veces suponían de millones de euros, por lo que la decisión no es fruto de una hora y se actúa. Hay que estar sopesándolo mucho y buscar la solución más apropiada para las finanzas del Ayuntamiento.

-La piscina cubierta ha sido tema que ha suscitado muchas críticas, incluso ha sido motivo de broma continua en los carnavales. Y lo pero, lo ha llevado al Juzgado porque hubo una denuncia por prevaricación y falsedad documental que presentó ante Fiscalía Manuel Rodríguez Lobato, antiguo concejal de Obras (mandato de 2007/2011). Es como para no olvidar la obra.

No, hay muchas cosas que han pasado en torno a la obra de la piscina que no voy a olvidar en mi vida y esa es una de ella.

-Hay sensación en el pueblo de que no se ha dicho la verdad de todo lo que ha ocurrido en el proceso piscina.

¿A qué te refieres exactamente?

-Pues que ha habido dineros que no se han gestionado o empleado bien en este proyecto. 1.600.000 euros en sobrecoste es mucho dinero.

Yo no diría mala gestión. Había un proyecto inicial que preveía una cuantía, 2.400.000 euros. Al final la obra ha salido por unos 4 millones de euros lo que es el edificio de la piscina. Pero hay que entender que no es la primera vez que ocurre. En el Teatro Municipal también ocurrió. Fueron entonces 586.000 euros más del proyecto inicial, sin contar con la Casa de la Junventud. La Junta de Andalucía aportaba 1.400.000 euros, la Diputación 400.000 euros y el resto el Ayuntamiento. Pero se entendía que con todo eso el proyecto llegaba a 3.800.000 euros y al final costó más de 4.3 millones de euros. Es decir 586.000 euros más que tuvo que aportar el Ayuntamiento. Igual pasó en la Guardería (Campanilla).

-¿En la piscina cubierta ha ocurrido lo mismo? ¿Por cuánto ha salido al final?

Unos 4 millones de euros, el proyecto inicial tenía un presupuesto 2,4 millones. Hay que entender que en todas las obras de este tipo hay que esperar un sobrecoste. En España, cuando se dice la palabra sobrecoste, uno está pensando en los muchos asuntos de corrupción y el dinero público que se ha utilizado para engrosar los fondos de algunos políticos y empresarios corruptos. Eso es prevaricación y a la cárcel. Y otra cosas son los sobrecostes porque el proyecto no preveía determinadas actuaciones que después sobre la marcha se ve que es necesario realizar. La Ley dispone un 10 por ciento de sobrecoste.

-¿Y eso no puede ser porque desde la administración las licitaciones se conceden a precios demasiados bajos?

Este caso no es ese. En proyectos tan grandes no existe el grado de concreción necesaria para que uno pueda llevar a cabo lo previsto. Y después sobre la marcha hay diferentes modificaciones que hacen que se incremente el valor de la obra. Esto ha pasado en el Teatro y en la guardería. En el edificio de la guardería en un principio la obra estaba prevista en 800.000 euros y acabó costando más de 1,3, ese sobrecoste tuvo que ponerlo el ayuntamiento.

-Pero en el caso de la piscina el sobrecoste ha sido muy elevado, mucho más del 10 por ciento previsto por ley

El proyecto de la piscina presentó deficiencias dos o tres días después de poner la primera piedra. Se vio que el tipo de terreno de la venta obligaba a tener que recrecer la piscina porque en un principio estaba previsto que estuviera al ras del suelo. Eso era mucho más barato que tener que subirla 90 centímetros por la tipología del suelo, el terreno era inundable. Eso no se previó en el proyecto inicial.

Pero eso es un fallo técnico del proyecto, se entiende que un arquitecto debe saber aspectos de este tipo.

Sí, entiendo que tenía que estar previsto pero no lo estaba y hubo que subirlo. De hecho, este aspecto lo veréis los medios porque se puede pasar por debajo de la piscina. Todos esos nuevos pilares que ha habido que poner, junto con un adecentamiento del terreno, relleno mayor del previsto, junto con las vigas, las zapatas y la desviación de las tuberías de desagüe y de agua, todo eso 80.000 euros más, el primer día de obra había que pagar este dinero.

-¿Y qué pasó con los cambios tenía que pasar por pleno antes del cambio, algo que no se hizo siempre?

Claro, pero eso se supo en el año 2010. La obra empezó en agosto de 2008 y cuando nos informan de ese procedimiento fue en 2010. Por eso la Fiscal analiza minuciosamente toda la documentación enviada por el Ayuntamiento tras la denuncia (lo investigó bien). Ella vio un fallo de procedimiento, pero no se puede derivar de ahí que haya una intencionalidad y menos penal, fallo que se ha ido subsanando poco a poco. Pero es verdad que ese fallo sí ha existido, ten en cuenta que en el Ayuntamiento tenemos fallos de procedimiento que cada año vamos mejorando. Este año hemos licitado los materiales del PER, todo legalmente, antes no se hacía. Hay muchos procedimientos que vamos depurando cada vez más, imponiendo y dando transparencia al Ayuntamiento, y es verdad que la dinámica histórica del Ayuntamiento no ha sido esa. Cuando tenemos obras de este tipo muy singulares hasta los propios técnicos no saben cómo actuar, pero la obra sigue avanzando. Es verdad que esos procedimientos no se siguieron todo lo bien que debieron.

-Las famosas certificaciones de obras que se hacían sin pasar por pleno de las que se hablaron en su día.

Efectivamente, pero ese sobrecoste está ahí en la piscina. Desde el primer día se sabía que había que echarle 80.000 euros más a la piscina, pero después se han ido incrementando otras partidas. El convenio con Endesa para proveer a la piscina de todo el suministro eléctrico necesario que no estaba en el proyecto, son 80.000 euros más. El material de gimnasio, las bicicletas, decoración, accesorios, 166.000 euros. O la contratación de arquitectos y arquitectos técnicos que han redactado los proyectos y luego han dirigido la obra, es casi de 200.000 euros. Hay una serie de sobrecostes pero no es que nadie se haya metido el dinero en el bolsillo. Estoy tranquilo porque la Fiscal lo ha analizado todo y no ha habido problemas.

– ¿O sea que la denuncia que le pusieron en el Juzgado a final ha resultado positiva?.

En el fondo sí.

-Alcalde ¿ha cogido miedo a los grandes proyectos? 

No.

-¿Alguno previsto antes de terminar el mandato?

El segundo Pabellón.

-¿Cuál es ese proyecto exactamente?

Pasamos por pleno el plan de actuación. Detrás hicimos el proyecto básico y ya toca hacer el encargo del proyecto de ejecución que es el que vale para licitar la obra. Pero no lo vamos a hacer del tirón, eso cuesta 2 millones de euros. El skypark, nuevos vestuarios y el segundo Pabellón.

-¿El skypark era el proyecto que tenía como presupuesto 80.000 euros?

Sí, que después costará más caro porque habrá que urbanizar todo lo de alrededor. El delegado de Obras está trabajando para encargar a un arquitecto una primera fase, la de skypark, con la idea de tener la primera fase licitada este año, empezar la obra y acabarlo el año que viene. Y el año que viene, por estas fechas, encargar el proyecto de ejecución del segundo pabellón para empezarlo en 2018.

-Miguel Ángel, ¿serás usuario de la piscina?

Pero no me vais a hacer la foto

-Hora exacta y día

Tengo que ponerme un poco más delgado. Bueno a mi me encanta la piscina, de hecho en el pueblo donde me crié en Francia durante toda mi juventud yo iba a nadar porque allí había piscina cubierta. Por eso yo quería dotar al pueblo de una piscina para que los jóvenes tengan la misma posibilidad que tuve yo. Pero lo mismo me voy a Morón a nadar (risas)

INFORMACIÓN RELACIONADA: MODELO DE GESTIÓN

( 1 visitas hoy 76.389 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X