Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El actor malagueño ha conseguido dos nominaciones a los Premios Goya 2014, a la Mejor Interpretación Masculina Protagonista, por Caníbal, y a la Mejor Interpretación Masculina de Reparto, por La gran familia española

DSC_0080 - copia

Carmen GONZÁLEZ

Mirándole a los ojos azul claro parece el adolescente inquieto que quiere vivir a toda prisa, no perderse nada. Antonio de la Torre Martín (Málaga, 1968) es actor, pero fue periodista. Sabe exactamente cuándo dejó una profesión por otra, aunque las dos lo acompañan porque  “son dos formas de vida”. En el último año ha trabajado mucho, tres películas, y con dos de ellas se presenta ilusionado a los próximos Premio Goya, cuya Gala se celebra el próximo 9 de febrero en el Hotel Auditorium de Madrid. Dos nominaciones, a la Mejor Interpretación Masculina Protagonista, por Caníbal, y a la Mejor Interpretación Masculina de Reparto, por La gran familia española.

De la Torre ha interpretado más de 60 películas. Después de su papel en AzulOscuroCasiNegro (del director Daniel Sánchez Arévalo), papel por el que recibió el Premio Goya al Mejor Actor de Reparto, el Premio al Mejor Actor Secundario de la Unión de Actores y el Premio a Mejor Actor en el Festival de Toulouse, las ofertas no han cesado. Esta semana ha estado muy cerca de Arahal, en el Restaurante Hispalis, donde Arahal Información tuvo la oportunidad de entrevistarlo.

DSC_0073

¿Los periodistas tenemos algo de actores?

Los periodistas y los actores contamos historias, el actor lo hace en primera persona y el periodista lo hace en tercera persona. Pienso que de alguna manera las dos carreras las mantengo unida, aunque ya no ejerzo el periodismo desde que en el 2007 me pedí la excedencia en Canal Sur, pero he hecho trabajos que han requerido una cierta investigación periodística. He hecho dos papeles en mi vida basado en hechos reales, Padre Coraje y Grupo 7, ambos llevan un trabajo de investigación que hizo el periodista que hay en mí, más que el actor. Y disfruté tanto o más del proceso de investigación que interpretando.

Antonio De la Torre entró en el periodismo por curiosidad, por su deseo constante de aprender que continúa vivo en él. Tanto es así, que en la entrevista, la entrevistadora acaba siendo entrevistada en más de una ocasión. Cuando esto ocurre, De la Torre, espíritu inquieto, para de golpe y vuelve sobre el tema de la pregunta.

¿El periodismo tira todavía de usted?

El común denominador que hay entre las dos profesiones es la curiosidad, el conocer al otro, el aprender de la vida, el conocer cosas nuevas. Lo bonito de actuar -me lo enseñó hace mucho tiempo mi profesora de teatro y no lo olvidaré- es que un actor es como un abogado de su personaje, lo defiende siempre, nunca lo juzgas. Y una de las cosas que ya el periodismo me dio, y también lo he visto en la interpretación, es entender al otro, es como una forma de vida y tú lo sabes porque eres periodista.

La empatía…

Estas dos profesiones te obligan a ponerte en la piel del otro. Las dos profesiones me han ayudado a enriquecerme como persona, a entender a los demás, a conocer. Hay dos cosas que me parecen fascinantes de estos dos oficios: no hay edad de jubilación y no dejas nunca de aprender.

El mejor oficio del mundo decía García Márquez del periodismo.

Los dos son buenos porque son formas de vida. Es una suerte, aunque parezca una frase hecha, convertir lo que te gusta en una forma de vida, poder vivir de lo que te apasiona, no somos conscientes.

Javier Franco, periodista de Canal Sur y amigo de Antonio de la Torre, participa también en la entrevista. Y le plantea “Cuándo te ofrecen el papel en la película Caníbal, te metes en una sastrería de Madrid a aprender el oficio con un sastre muy prestigioso de Madrid…

Eso es muy propio de los actores. Se habla del método, cuando actúas entras en la fantasía de ser otra persona, hay que ser sastre, pues yo me lo preparo y llega un momento que yo me lo creo.

¿Y cuesta salir del papel?

No, vas a casa, descansas, queda sólo algo.

DSC_0074 - copia

Antonio de la Torre con Javier Franco, amigo suyo y periodista de Canal Sur. Foto: A.I.

Los medios de comunicación analizan su trayectoria y llegan a la conclusión de que es el actor de moda, que su carrera está consolidada.

Lo primero es verdad, es una expresión que odio pero que entiendo porque se han estrenado en 2013 tres películas mías (Caníbal, La gran familia española y Los amantes pasajeros). Caníbal no estaba previsto que se estrenara pero bueno apareció en el Festival de Toronto (recibiendo una gran ovación del público asistente) y, en San Sebastián, se interesaron por la película.  Y la productora de la película consideró que era un buen momento para lanzarla en los dos festivales. Con tres películas estrenadas, dos nominadas a los Goya y otra de Almodóvar, cómo no voy a estar de moda. Es un hecho evidente y objetivo.

Lo peor de la expresión estar de moda sabes cuál es ¿no?

Dejar de estarlo.

Sí, pasar de moda.

En su blog hace una similitud constante entre fútbol y cine.

El periodismo lo he ejercido durante dos etapas de mi vida, al acabar en la Facultad fui corresponsal de El Independiente en Málaga, me acuerdo de cubrir la historia de Sáenz de Santamaría (el ginecólogo malagueño Germán Sáenz de Santamaría condenado a siete años de cárcel y nueve de inhabilitación por un delito de aborto realizado a una menor en enero de 1993). En aquella época no existía tecnología como la de ahora que puedes escribir en el Smartphone, en aquella época había chicas a las que llamabas por teléfono y te picaban la información. Me acuerdo que paré en una venta en Jaén para mandar la crónica, iba en el coche con mi hermano y yo bolígrafo escribiendo la crónica.  Pero tenía la portada, dos páginas, yo estaba ilusionado por tener la portada de un medio nacional, paré y le pedí al del bar un teléfono y me lo consiguieron. Estaba ilusionado. ¡Qué tiempos!

Otra etapa es la de Canal Sur en Deportes, soy muy futbolero. Y se me ocurre la similitud de que un partido dura 90 minutos igual que una película, un partido te aporta muchas emociones, como el cine.

Pero tiene que gustar el fútbol ¿no?DSC_0090

¿No te gusta el fútbol?

No, pero el cine me apasiona

Lo entiendo, pero no sé cómo explicarlo. En deporte notaba que se pierde la frescura de contar las cosas pensando que el que está escuchando no sabe nada del tema. Hay que explicar algo para el que no sepa. Dicen los psicólogos que de 0 a 8 años se forma la personalidad, no me atrevo a profundizar, pero emociones muy fuertes en esa época terminan dejando como una especie de poso que después tiene una continuidad, está relacionado con el trabajo en equipo que tiene un componente.

El filósofo José Antonio Marina ha hecho un ensayo en el que dice que “no hay acto más inteligente que un pase de fútbol” porque el futbolista tiene que calcular el movimiento de 22 personas a la vez, colocar la posición y músculos de su pierna con una fuerza, tener en cuenta el viento”,

José Antonio Marina no ha sido ama de casa ¿no?

Puede ser.

Cuando hay que estar haciendo una crónica, al mismo tiempo que indicando donde están los calcetines de color azul al marido, ayudando a hacer los deberes a la hija y resolviendo una duda al mayor pues …

Ha sonado a:“no entiendo como os preocupa las gilipolleces del fútbol”. Admito tu gol.

Asocio el fútbol a la emoción, tal como aparece en la película “La gran familia española”, entorno al mundial de fútbol, el hijo pequeño se casa el día de la Final del Mundial, es una especie de fábula sobre ganar y perder. Está relacionado con la ilusión y la pasión. Eso es lo que me gusta del fútbol, es emocionante la sensación de ganar, de conseguir algo.

Y en eso se parece al cine…

El cine son los sueños, es la materialización de los sueños, es una manera de soñar despierto. Es la posibilidad de trascender esta realidad tan canalla, tan difícil. Hoy he tenido una fantasía sobre qué dirían si ganase los Goyas y se me han saltado las lágrimas.

Le preocupa que la situación económica actual no permita crecer al cine español.

El ser humano desde la época de Altamira necesitaba contar historias y eso va a seguir ocurriendo y más en un época en la que con un Smartphone puedes hacer una grabación. No me preocupa el futuro del cine porque tengo claro que el ser humano va a seguir contando historias y estamos en una época en la que cada vez tenemos más medios para hacerlo porque vivimos en una época audiovisual.

Estamos saturados de información lo que no quiere decir que haya buena información. Yo sigo en twitter sigo un montón de medios de comunicación nacionales e internacionales entre los que se encontrará, a partir de ahora, Arahal Información. Antes sólo tenías la posibilidad de leer el libro que se editaban, los de la librería de tu pueblo ahora hay una posibilidad infinita, y eso es maravilloso. El problema es distinguir la basura porque tenemos una vida limitada.

Antonio de la Torre se va en febrero con Paz Vega a Australia a grabar su próxima película, de la que aún no se puede decir mucho más. Vive en Sevilla donde trabajó como periodista deportivo y donde cuenta con grandes amigos. Antes de la despedida, aceptó la propuesta de visitar Arahal, probar las aceitunas prietas y la gastronomía de la localidad. Quedamos a la espera.

DSC_0092

( 1 visitas hoy 51.187 en total)

This site is protected by wp-copyrightpro.com

X