Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Para llevar a cabo la obras de mejora de la A8125, se han metido hasta 3 metros más de lo previsto en sus tierras, en un terreno donde hay algunos olivos de 200 años de antigüedad y estacones en plena producción.

 

Lugar donde está puesta la estaquilla que indica hasta donde llega el trazado de la carretera. Foto: aionsur

C.G. Arahal

Un vecino de Arahal, Jesús Brenes, afectado por las expropiaciones realizadas por la Junta de Andalucía para la mejora de la carretera A8125, entre Arahal y Morón de la Frontera, se ha puesto en contacto con los técnicos de la obra porque se han metido hasta 3 metros más de lo previsto en sus tierras, donde hay 24 olivos, algunos de 200 años de antigüedad y estacones en plena producción.

A Jesús Brenes, según él mismo cuenta, le han pagado 6.000 euros la hectárea de terreno de olivar de regadío. Un precio que considera muy bajo porque su vecino tiene en venta uno de olivar de secano “a 12.000 euros” la hectárea. No conforme con pagar un precio que considera “la mitad de lo que vale”, la Junta de Andalucía le indica que la expropiación será de 5 metros desde la linde de la carretera actual hacia dentro de las tierras de este vecino de Arahal. Hoy ha llegado a la finca y se ha encontrado que las estaquillas de señalización están en algunos puntos hasta casi tres metros más de lo indicado, exactamente 7,80 metros. Esto supone casi 1.000 metros cuadrados más de los expropiados.

Lo ha puesto en conocimiento del encargado de las obras que le ha comunicado que visitará el terreno un técnico de la Junta de Andalucía para hablar con él.

Uno de los olivos que se arrancará para hacer el nuevo trazado de la carretera. Foto: aionsur

Esta tierra es de su familia desde hace muchos años. Ya su bisabuelo era dueño de las tierras y no es la primera vez que lo expropian. Por donde pasa la carretera desde que se asfaltó la primera vez (según indica, durante la República) eran tierras que ya que pertenecía a sus antepasados.

A Jesús Brenes no le queda más remedio que aguantarse, sobre todo por el bien común, y mira con pena lo olivos que la máquina excavadora se llevará por delante. “De los vecinos de Arahal, somos los más afectados porque nuestra finca linda con la carretera en más de 200 metros, es como si expropiaran toda la fachada a lo ancho de una casa”, explica. Al pie de la carretera hay estacones en plena producción y olivos de hasta 200 años de antigüedad, en los que ya se puede ver como despunta las nuevas ramas y el esquilmo.

Esta mañana, metro en mano, iba recorriendo la finca. En el lugar que menos se había metido eran 6,40 metros y en el que más 7,80 metros. Incluso el deslinde de la carretera ha afectado a un pozo que puede pertenecer a la época de los romanos al que han decidido ponerle una valla protectora, aunque este vecino tuvo que indicarles que estaba catalogado en Patrimonio porque los operarios de las obras no tenían constancia de que así fuera.

La máquina excavadora que estaba hoy trabajando en la zona ha roto la antigua tubería que conectaba un aljibe, situado en una vía pecuaria cercana, con la fuente Molinilla, que lleva sin funcionar años. Los trabajadores no sabían por donde iban las tuberías en una zona donde se encuentra incluso un tubo importante que abastece de agua a Arahal.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
X